Abidos, la cuna de la escritura jeroglífica

Al pensar en Egipto todos pensamos en sus pirámides y en la Esfinge, pero la tierra de los faraones esconde maravillas poco visitadas, como la ciudad sagrada de Abidos, uno de los principales sitios arqueológicos del antiguo Egipto.

Templo de Seti I

En nuestro viaje a Egipto se nos metió en la cabeza… bueno José se “encabezonó” con visitar Abidos. Poco esperaba de esa visita, y se convirtió en una experiencia fabulosa. Por desgracia Achmud, el guía, no estuvo a la altura 🙁  Muy servil y pelota repitiendo como papagayo “claro que si habibi, claro que si” pero muy pocos conocimientos sobre este fascinante lugar. Por ese motivo queríamos hacer esta entrada, para que a vosotros no os pase lo mismo 😉

Nilo

La orilla del Nilo de camino a Abidos. También pasamos por algunos pueblos pintorescos.

Pinceladas de Historia

Abidos es un asentamiento pre-dinástico con más de cinco milenios de antigüedad. Posteriormente, los primeros faraones consolidaron la unificación del Alto y Bajo Egipto bajo su poder, y eligieron la necrópolis de Abidos, llamada Umm el-Qa’ab como lugar de enterramiento.

Un siglo separa estas fotos

Con el tiempo, el deseo de ser enterrado en la zona hizo crecer el lugar como centro de peregrinación y culto, convirtiéndola en una ciudad sagrada. Inicialmente se rindió culto a Jentiamentiu, un dios con cabeza de chacal guardián de la necrópolis, que posteriormente fue asimilado por Osiris, el dios egipcio de la resurrección, que simbolizaba la fertilidad y regeneración del Nilo.

Hace cuatro milenios, durante la construcción de una tumba gigantesca cortada en la roca, se fundó para los obreros la pequeña ciudad de Wah-Sut al sur de Abidos, que fue utilizada durante 150 años.

El vasto complejo de Abidos se utilizó durante toda la historia del antiguo Egipto, construyéndose el último gran edificio ya en época Ptolemáica, en el s. IV a.C. Abidos inició su decadencia 300 años después, en la época romana, y fue prácticamente sepultada por las arenas del desierto.

Era un honor visitar la ciudad sagrada de Abidos, y muchas decoraciones encontradas en tumbas de todo Egipto representan peregrinaciones hacia la misma.

Curiosidades de la historia: Españoles por el mundo… en el s. XIX

Recorriendo el templo de Seti I en Abidos podemos ver un nombre tallado recientemente, el del arquitecto español Juan Víctor Abargues. Este “vándalo” nacido en Valencia o en Argelia según la fuente que consultes, residió durante un tiempo a unos 30 Km. de Abidos y vendió al Museo Arqueológico Nacional centenares de piezas y monedas procedentes de Abidos, Luxor, Dendera y Edfu.

Abargues

No se sabe si este enigmático personaje era un aventurero, un espía o un simple ladrón, aunque en 1877 fue nombrado “académico correspondiente” de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, a la que donó una serie de bocetos con escenas del templo de Abidos, hoy día perdidos.

Grabado de Abidos

Para que os hagáis una idea del tamaño del sitio arqueológico, os dejamos este mapa de Abidos, que aunque es muy antiguo os ayudará a planificar vuestra visita.

Construcciones principales de Abidos

Gran Templo de Osiris

Hace casi cinco milenios se construyó en este lugar un primer recinto de unos 9×15 metros rodeado de un estrecho muro, que sería ampliado durante los siglos siguientes. Mas tarde, se realizarían reconstrucciones completas que llegarían a triplicar el tamaño original.

Entre los descubrimientos más notables en este templo está una estatuilla de marfil que es el único retrato existente del faraón Keops (el constructor de la Gran Pirámide de Guiza)

Estatuilla de marfil de Keops

Templo de Seti I o gran templo de Abidos

Fue construido hace 3.300 años a unos 800 metros al sur de las estructuras anteriores a modo de templo conmemorativo de Seti I y para venerar a los primeros faraones.

Jeroglíficos en el templo de Seti I en Abidos

En Abidos encontramos las mejores policromías de todo el viaje. Cada pigmento tenía además un valor simbólico. En Abidos, el rojo se utiliza para la piel de los hombres, el amarillo para la de las mujeres, y los dioses del otro mundo tienen piel azul

En una de sus muros está tallada la “Lista Real de Abidos“, que enumera a todos los faraones hasta Seti I, constituyendo una fuente de información invaluable. Curiosamente, algunos faraones considerados “ilegítimos” como Akenatón (por hereje), Tutankamón (hijo del anterior) o Hatshepsut (por ser una mujer 🙁  ), no a aparecen en esta lista.

El templo consta de siete capillas construidas para el culto al faraón y a las principales deidades. Os dejamos este mapa del panteón de Abidos para que os sea más fácil orientaros dentro del templo.

En la parte posterior del templo de Seti I hay una extraña estructura conocida como Osireion, el monumento funerario del dios Osiris.

Construido en caliza, arenisca y granito (en la cámara central), su estructura consta de un corredor abovedado que va del templo principal a la antecámara, una gran cámara central con 17 nichos y una cámara posterior. Se atribuye su construcción a Seti I, pero algunos autores discrepan debido a que está situado a distinto nivel que las estructuras cercanas y su enfoque arquitectónico es diferente. En su momento, el historiador griego Estrabón fechó su construcción seis siglos antes de la del gran templo de Abidos.

Misterios del Antiguo Egipto: El “helicóptero” de Abidos

Muchos hemos visto fotos de los jeroglíficos del templo de Seti I que supuestamente representan un helicóptero y otros vehículos modernos :O  pero esa suposición es totalmente errónea.

Helicóptero de Abidos

Estas imágenes son producto de la superposición de dos tallas. El faraón Ramsés II tenía muchos apodos y títulos, entre los que podríamos incluir el de “faraón ladrón” 🙂

Ramsés II mandaba rellenar con yeso inscripciones jeroglíficas de templos construidos antes de su época y tallaba encima inscripciones propias, de modo que aumentaba su apariencia de poder y grandeza. Con el tiempo la erosión del yeso ha dejado ambas inscripciones visibles, creando esta figura que nuestra mente moderna asocia a un helicóptero.

Templo de Ramsés II

Poseía una lista de faraones similar a la del templo de Seti I que actualmente podemos ver en el Museo Británico.

La “segunda” Lista Real de Abidos, en el Museo Británico de Londres

El exterior estaba dedicado a la victoria de Ramsés II sobre los hititas en la batalla de Kadesh.

Umm el-Qa’ab, la cuna de la escritura

En la gran planicie del desierto encontramos la necrópolis real de los gobernantes predinásticos y de los primeros faraones. En este mapa encontraréis la localización de las principales tumbas reales.

Los enterramientos se realizaban en el suelo, y se cree que se cubrían con pequeñas estructuras de adobe con los muros inclinados, una altura de dos metros y medio y rellenadas de arena.

Entrada reconstruida de la tumba “T” (faraón Den) en Umm el-Qa’ab. Autor: E M. Licencia: CC BY 2.0

Se llama Umm el-Qa’ab o “madre de las vasijas” por la enorme cantidad de fragmentos de cerámica hallados en ella. Entre estos hallazgos destacan unas vasijas y tablillas de más de cinco milenios de antigüedad inscritas con caracteres jeroglíficos, que son la muestra de escritura humana más antigua hallada hasta la fecha… ¿Y estos escritos recogen alguna historia épica o un relato glorioso? Pues no, es un listado de los impuestos pagados en especie al rey 🙂

Un nuevo descubrimiento

En noviembre de 2016 un equipo de arqueólogos egipcios descubrió a 400 metros al sur del templo de Seti I una necrópolis y un poblado de hace 5.300 años que se cree pertenecieron a los altos funcionarios y supervisores de la necrópolis real.

En las excavaciones ha salido a la luz parte del entramado urbano, encontrando chozas, vasijas y herramientas de uso diario. Uno de los hallazgos más importantes ha sido el de tumbas con forma de mastabas. Todavía no se puede visitar, pero puede que pronto podáis admirar este increíble hallazgo 😉

Localización: Abidos se encuentra a unos 170 Km al norte de Luxor, cerca de la pequeña ciudad de El Balyana.

Como llegar: Para ir a Abidos puedes coger un taxi o contratar una excursión desde Luxor. En ambos casos saldrás con el convoy de las 8:00am y tardarás unas tres horas en llegar. Eso te deja aproximadamente hora y media para ver las ruinas hasta que el convoy salga hacia Dendera (otra visita imprescindible).

Entrada: 25 Libras egipcias (aproximadamente un euro y medio) con derecho a tomar fotos.

Recomendaciones: Dado el tamaño del centro arqueológico de Abidos, creemos que lo mejor es intentar hacer noche cerca del complejo para así poder descubrir tranquilamente los misterios que esconde.

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print