Desconecta en Hammam Madrid

En el mundo árabe los baños públicos, o hammam, se utilizan para la higiene del cuerpo y la purificación del alma. Además, servían como lugar de reunión social, sobre todo para las mujeres. ¿hay un hammam en Madrid? No exactamente, pero sí hay un lugar inspirado en estos baños tradicionales. Acompáñanos a descubrirlo.

Hammam en Madrid

Pinceladas de Historia

El hammam, también llamado baños turcos, es heredero de las saunas romanas y su uso se extendió por todo el Imperio Otomano hasta al-Ándalus. Prueba de ello son los distintos municipios llamados “Alhama” o “Alfama” (derivados de al-ḥamma) diseminados por España y Portugal. Algunos de los antiguos hammam que podemos encontrar en la Península fueron construidos sobre antiguas termas romanas, como los que se conservan en el Palacio de Villardompardo en Jaén.

Cerrados en España por orden de Isabel la Católica, su uso decayó por toda Europa. Hasta el s. XIX no resurgirían, junto con la aparición de una fascinación por el exótico mundo oriental. Una pena que en el mundo árabe se mantuviesen estos hábitos de limpieza mientras en Europa se estilaba el “mucho perfume, pero poco jabón” 🙂

¿Qué es un hammam tradicional?

Antiguamente, en estos baños o se aprovechaba el agua termal natural o esta era calentada con fuego. Con distintas variantes, primero se pasa a una habitación cálida (al-bayt al-wastani) con cubos de agua fría o tibia, donde se hace una higiene preliminar. De allí se pasa a una sala caliente (al-bayt al-sajum), saturada con vapor para abrir los poros. De allí se vuelve a la habitación anterior para una limpieza más profunda con una manopla de kessa y jabón. La kessa es un tejido que conserva su elasticidad aunque esté mojado, y permite exfoliar en profundidad la piel. El jabón suele ser negro, hecho de aceite de oliva y eucalipto.

Hammam en TurquíaFinalmente, se pasa a una sala fría (al-bayt al-barid), que además de contraste sirve para relajarse. Durante toda la experiencia se va totalmente desnudo, a excepción de una futa, una tela de algodón con la que te tapas a modo de pareo y que también se usa como toalla. En todos los hammam las instalaciones de los hombres y de las mujeres están completamente separadas. En algunos hammam, sobre todo los que tienen acceso a agua termal, se sustituyen las salas por piscinas con agua.

El proyecto Hammam Al Ándalus

Según nos contaron, hace 20 años una extremeña y un cordobés visitaron los baños de Comares de Granada pensaron ¿y si creamos unos baños como los que había aquí hace cinco siglos?

Hammam histórico en Granada

Hace cinco siglos no… pero ha llovido desde nuestra visita a Granada 🙂

Dicho y hecho… sobre las ruinas de un antiguo baño árabe abrieron el primer Hammam Al Ándalus, de estilo Nazarí (s. XIII-XV), a los pies de la Alhambra. El objetivo era ofrecer la experiencia de un balneario urbano, pero inspirándose en los hammam tradicionales.

En 2001 se inauguró Hammam Al Ándalus Córdoba con un estilo característico del califato Omeya (s. X-XI), cerca de la Mezquita. En estos baños la sala principal está rodeada de arcos de herradura bicolores como los de la Mezquita. Hace casi 15 años que disfrutamos de estos baños ¡¡y sólo recordamos esos preciosos arcos!!

Hamam al Ándalus en Córdoba

Tendremos que volver al Hammam al Ándalus de Córdoba para vivirlo de nuevo 🙂  

En 2003 se abrió Hammam Al  Ándalus Madrid, de estilo mudejar. Es quizá el más “austero” de los Hammam, pero no por eso menos bello.

El último en abrir sus puertas es Hammam Al Ándalus Málaga en 2013 de estilo Califal. Situado cerca de los restos de la muralla árabe, es el más espectacular. Su cúpula central recuerda al histórico Baño Termal Rudas de Budapest. ¡¡Habrá que visitarlo!!

En todos ellos se intenta buscar que te relajes y disfrutes de la experiencia con todos tus sentidos, así que la frase que más oyes es: “¡Silencio, por favor, silencio!“. De todas maneras, el ambiente y el entorno pronto te hace bajar la voz de forma natural y disfrutar de la paz y evasión a la que invitan las instalaciones.

Logotipo de Hammam Al ÁndalusEl Madrid árabe

Granada, Córdoba, Málaga… nos transportan al esplendor de Al-Ándalus… ¿y Madrid? ¿árabe? 😯  El avance de los reinos cristianos durante la Reconquista hizo que Muhammad I de Córdoba levantase en el s. IX una alcazaba en las inmediaciones del actual Palacio Real. El objetivo del emir era defender el camino fluvial existente junto al río que llamaban Guadarrama y nosotros llamamos Manzanares.

Mapa del Madrid árabe

Recinto árabe original en azul, ampliación posterior en verde y muralla cristiana del s. XIII en rojo discontinuo (mapa de Google Maps)

Los árabes llamaban a esta zona “Mayrit”, que significa “tierra rica en agua”, y los cristianos Magerit. Posteriormente se amplió el recinto amurallado hacia el este, llegando hasta la Plaza de la Villa. Después de la caída de Toledo en el s. XI, la fortaleza se rindió sin lucha. Durante muchos años, se creyó que Mayrit había sido una auténtica ciudad, una medina. Sin embargo, estudios recientes revelaron que más bien fue una ciudadela, que llegaba hasta la zona de la actual Catedral de la Almudena (Al-Mudayna). Así, su población hasta la ocupación cristiana estaría únicamente formada por los soldados de la guarnición.

Hammam Al-Ándalus Madrid

La zona donde se ubica Hammam Al Ándalus Madrid nunca perteneció al recinto árabe de Mayrit, pero si es cierto que el edificio donde se encuentra tiene más de tres siglos y es uno de los más antiguos de Madrid. Según parece, el establecimiento comprende los restos de un aljibe abovedado del s. XVIII.

Aun así, este balneario urbano en pleno centro de Madrid es un plan perfecto para terminar un día de turismo o de trabajo. En él podrás sumergirte no sólo en el agua, sino sino en un ambiente de relajación dónde el reloj se detiene. Un marco incomparable donde disfrutar con los cinco sentidos.

Entrada a Hammam al Ándalus Madrid

Habíamos estado el año pasado junto con varios compañeros de #MadridTB disfrutando de sus instalaciones. Como excepción ¡¡pudimos hacer fotos!!. Hay que tener en cuenta que aquí vienes a relajarte, no a hacer un reportaje, aunque para la ocasión nos dieron permiso.

Además, nos prepararon muchas sorpresas, cómo toallas personalizadas con nuestro nombre, o un músico en directo tocando la guitarra española rodeado de velas 😯  No encuentro palabras ¡¡fue mágico!!

Guitarrista en Hammam al Ándalus Madrid

Otra de las sorpresas fue un masaje facial en la pasarela entre piscinas… disfrutando del mismo y de la música de guitarra en directo. ¡¡Sensacional!! Nos gustó tanto todo que nos quedamos hasta el final y nos preguntó si teníamos alguna petición. Le dijimos que tocase el adagio del Concierto de Aranjuez… la música, el agua, la luz del techo abovedado, el olor a esencias… sólo nos faltaba un cóctel para disfrutar plenamente con todos los sentidos 🙂

Una marca que se renueva

Hammam al Ándalus ha dividido sus circuitos en Miyah y Mistiq. El circuito Miyah más básico es emerge, que da acceso a todas las instalaciones durante hora y media. Si sumamos un masaje relajante o profundo será un circuito mimma, y si además incluimos una limpieza con espuma sobre piedra caliente será un circuito midra. Para que vuestro bolsillo no se resienta tienen descuentos para estudiantes y pensionistas.

Pero la estrella de la renovada marca es Mistiq, un sorprendente mezcla de circuito termal y lujo, en el que acompañado de la figura del anfitrión te sumergirás en una forma distinta de vivir la experiencia Hammam. Un capricho de lujo del que sólo vislumbramos parte y que promete ser la nueva enseña de la marca.

Otro cambio aparte del logotipo ha sido el de su eslogan. A nosotros nos encantaba lo de “báñate en la historia” pero es cierto que ahora les representa más “deja fluir tu emoción”.

velas en Hammam

Hasta aquí os podemos contar de las novedades… el resto tendréis que descubrirlo vosotros mismos 😉

La experiencia Hammam en Madrid

Cuando llegas te reciben con un frío o caliente y algún pequeño aperitivo. Luego te dan una toalla y unos cubre zapatos de plástico como los de los hospitales. Si no tienes suelto para las taquillas, en recepción te darán una ficha.

Las chicas tenemos dos vestuarios, uno justo a mano izquierda y el otro de frente bajando unos peldaños. A los chicos les toca subir a otra planta. Las taquillas son grandes y tienes hasta perchas. La pulsera con la llave es muy cómoda de llevar y difícil de perder.

Descalzo y con tu toalla ¡¡pero con bañador, no como en un hammam árabe!! 🙂  bajas por una cómoda escalera hasta los baños propiamente dichos. A lo largo de los baños encontrarás muchos colgadores donde dejar la toalla.

Pasillo Hammam

Lo primero ¡¡darse una ducha!! para librarte de desodorantes, colonias… y por higiene. Eso sí, gradúa la temperatura primero no sea que el último se haya dado una ducha helada :O  

Nada más entrar en los baños, notas el vapor y un aroma que te transporta a otro tiempo.
Al lado de las duchas está el baño turco que al estar saturado de vapor de agua es un poco agobiante al principio, aunque luego te relaja enormemente.

Baño turco

A continuación te encuentras con el pasillo central. Al lado derecho está la piscina de agua fría, recomendable siempre que salgas del baño turco o del agua caliente para evitar una bajada de tensión.

Enfrente, tras una arcada, encontrarás la piscina de agua caliente, separada de la piscina de agua templada por una pasarela de piedra negra.

La piscina de agua templada es la más grande y se divide en dos zonas. Todo el techo es abovedado, con claraboyas que iluminan las distintas salas.

A medio camino del pasillo encontrarás una fuente de agua por si necesitas reponer líquidos. Al fondo del pasillo hay una estancia con ¡¡una fuente de té!! En esta sala esperas para los masajes tomándote un té o jugando al ajedrez mientras eliges una esencia concreta para decírselo al masajista.

La señal de aviso para abandonar las instalaciones es un gong. El primero es para que vayas terminando, y el segundo para que subas a los vestuarios.

Conclusiones:

  • Desconectas del bullicio de la ciudad. Parece mentira que estés en el corazón de Madrid.
  • Sales relajado y fresco a pesar de beber te caliente y del calor que pasas 😯  Puedes ir en cualquier época del año, ya que aunque haga mucho calor la inmersión en agua es fantástica. Ya nos pasó en Budapest en los históricos Baños Rudas.
  • Son más intimistas que el resto de Hammam, aunque no tienen nada que envidiarles.

Nos ha encantado la experiencia Hammam Al Ándalus Madrid ¡¡gracias!!

Piscinas del Hammam

Consejos para tu visita:

  • Imprescindible reservar antes 🙂
  • Lleva sólo un bañador y 1 € para la taquilla.
  • Te dan una toalla y te proporcionan productos de higiene: gel, cremas, champú, desodorante, peine…
  • No es necesario llevar chanclas… vas descalzo. No sufras porque está todo muy limpio. Nosotros somos muy escrupulosos con el tema, pero aquí el suelo está limpio, caliente y no resbala.

¡¡Hasta pronto!!

mapaymochila en Hammam

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print