Vuelo de Madrid a Marrakech, incidente incluido

Iniciamos nuestro diario de viajes del Sur de Marruecos con el vuelo de Madrid a Marrakech. Los diez días que pasamos en el país árabe fueron muy intensos, y no sólo conocimos la antigua capital, sino que visitamos Essaouira, Ouarzazate y el desierto de Merzouga. Tuvimos suerte y nos sobró un día que empleamos en ver las cataratas de Ouzoud. Acompañadnos en el primer día de #mapaymochilaMarruecos

Vuelo de Madrid a Marrakech

Preparar la maleta

Para viajar en avión lo mejor es volar pronto para que te cunda el día. Pero claro, cuando el vuelo a Marrakech sale a las 21:30 horas el día se hace laaaaaargo… Ese día respondimos a la famosa pregunta de ¿Cuánto se tarda en hacer una maleta? La respuesta fue otra pregunta ¿cuánto tiempo tienes? 🙂 Nos tiramos toda la mañana y parte de la tarde para preparar nuestro equipaje :O

Llevamos dos maletas de mano y facturamos una, porque en los 10 días no nos apetecía ir de lavanderías. Lleva ropa amplia y de color claro, crema solar, gorras y como en cualquier viaje un botiquín básico (anti-inflamatorios, analgésicos, etc.) crema solar. No olvides algunas pastillas para el estómago porque una gastroenteritis te puede dar el viaje 🙁

maletas

El Aeropuerto Adolfo Suarez Madrid-Barajas

José perdió una vez un vuelo de trabajo al extranjero. Como tenía que volar ese día si o sí, solucionarlo le costó un dineral. Al ser autónomo, no tuvo más remedio que pagarlo de su bolsillo y desde entonces siempre insiste en llegar al aeropuerto con tiempo de sobra. ¡¡Con lo que me aburren los aeropuertos 😥 !!

Para los que vivimos en la periferia de Madrid ir al Aeropuerto Adolfo Suarez Madrid-Barajas en transporte público es una odisea. En nuestro caso, nos cuesta unos 10 € y tardamos más de hora y media. Por eso, los vuelos que salen a primera hora o vuelven a última, son un problema. El taxi es otra opción, pero muy cara. En nuestro caso son casi 70 € por trayecto, algo poco viable.

En otros viajes probamos a dejarlo en un parking del aeropuerto. Pero claro, los aparcamientos de AENA son muy caros, y en los más económicos, como el de larga estancia, dependes de una lanzadera para llegar a la Terminal.

Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas

Buscando alternativas, descubrimos la existencia de empresas que recogen tu coche en la Terminal de la que sales, lo aparcan en sus garajes, y el día de regreso te lo entregan en la propia Terminal, también en salidas.

Servicio de aparcamiento en el Aeropuerto

Para esta ocasión, colaboramos con VIParking y nos gustó mucho el servicio ¡¡muchas gracias!! Se contrata a través de su página web, por teléfono o a través de su app. El coste va desde los 9 €/día hasta 3,50 € para estancias largas.

logo de VIParking

Como volamos a Marrakech en sábado y llovía, salimos con algo más de tiempo del habitual. Unos 30 minutos antes, nos llamaron para confirmar la hora aproximada de llegada. Cuando llegamos a la Terminal, en Salidas estaba un profesional uniformado al que dimos las llaves. El nos entregó el contrato y revisó el coche como pudo para no calarse 🙂 En menos de 5 minutos estábamos facturando… rápido, fácil y sin complicaciones.

Sólo le pondremos una pega, si de todos sus garajes en Madrid te toca el más alejado, tu coche se pegará un paseo de 60 Km. El resto de ventajas, incluyendo que en estancias largas arrancan tu coche para que no se descargue la batería, compensan con creces esta desventaja. Por supuesto, tu coche está asegurado mientras lo tienen ellos ¡¡faltaría más!! 🙂

Las cosas que sólo pasan con Ryanair

Facturamos, pasamos el control de seguridad y el control de pasaportes, que por suerte no estaba colapsado al ser tarde. Cuando llegamos a la puerta de embarque todavía no habían embarcado los del vuelo anterior, que iba a Bucarest. Conociendo a Ryanair, que ya ha maltratado a algunos de nuestros compañeros, ya empezamos a mosquearnos.

Una vez embarcó el vuelo anterior, ya nos tocaba, hasta que anunciaron un retraso de dos horas. Como llevábamos unos bocadillos para cenar en el avión, aprovechamos y cenamos más tranquilos y amplios mientras esperábamos. Por cierto, el agua de Madrid es estupenda, así que no compréis nunca agua en el Aeropuerto 🙂

Ryanair delayed

Cuando terminamos de cenar José se acerca a las pantallas, y ahora nos cambian a la puerta A19… ¡¡a correr como locos!! Estamos en la puerta, y el pobre personal de Ryanair con cara de circunstancias nos dice que hay ¡¡otro cambio de puerta!! La manera ideal de bajar la cena.

Con un retraso superior a dos horas por fin despegamos, sin que nos aclarasen el motivo. Se decía que era por incidencias meteorológicas en el aeropuerto de Marrakech, pero yo personalmente no me lo creo.

Volar con Ryanair y no morir en el intento 🙂

Ya no son tan “Low cost” como eran y encima su servicio es bastante malo. Si vas a facturar maleta, estate atento. Hay dos pesos, 15 kilos y 20 kilos. José al reservar no se dio cuenta y eligió la primera opción sin fijarse. Después de varios días intentando contactar con ellos para cambiarlo, nos dicen que el cambio cuesta ¡¡más que facturar otra maleta!! Impresionante el servicio.

Como el vuelo no salió precisamente barato y lo de la maleta nos había cabreado, no quisimos pagar los 4 € por persona para elegir asiento. Así que José fue en la fila 10 y yo en la 28. Era la primera vez que viajábamos separados 😥

El vuelo de Madrid a Marrakech

A mi me toco un matrimonio simpatiquísimo que conocí en la fila de embarque y fuimos todo el camino de palique. Ellos iban con viaje organizado y estaban contentísimos con los 600€ por persona que pagaron por una semana de viaje. Cuando les dije lo que me había costado el vuelo me explicaron su teoría de que “viajar por libre es más caro y más complicado”. Yo no tenía muchas ganas de hacer un discurso sobre las enormes ventajas de viajar a tu aire, así que lo dejé estar. Ya de regreso, calculando todos los gastos de los 10 días en Marrakech incluyendo hasta el último céntimo gastado, sólo puedo decir los números me han dado la razón.

Desde que fuimos a Bruselas no habíamos vuelto a volar con Ryanair, pero su política no ha cambiado nada. Primero te venden refrescos y sándwiches, luego perfumes y relojes… Para terminar el clásico sorteo… “pasen y vean y compren una papeleta oigan. Además damos un euro para una causa solidaria”. Sin comentarios…

Avión de Ryanair

Nunca mas… pero es que luego vemos una oferta y se nos pasa

La llegada y la burocracia

Consejo viajero: Nada más llegar CORRE, coge el formulario blanco y ponte en la cola. Si vas con alguien ponte a la cola primero y envíale a coger los formularios. Os sobrará tiempo para rellenarlos mientras esperáis.

formulario blanco de entrada a Marruecos

Nosotros fuimos tan tranquilos aunque era la 1 de la madrugada… menos mal que habíamos ganado una hora. Rellenamos el formulario y nos tocó esperar casi hora y media. Había muy poco personal, y justo cuando nos tocaba, se acabó el turno del funcionario que se fue tan tranquilo dejando una cola kilométrica 🙁

Por fin nos pusieron el sello y fuimos a por nuestra maleta que estaba sola y abandonada dando vueltas en la cinta 😥

Pasaporte sellado

El Aeropuerto de Marrakech-Menara

Yo diría que es el más bonito de todos los que hemos estado. Se nota que lo han remodelado hace poco, decorándolo con motivos árabes. Cómo íbamos con prisa no hicimos muchas fotos, pero de noche es espectacular.

Durante la Segunda Guerra Mundial fue utilizado como centro de carga por el Ejército de los Estados Unidos. Era la parada ideal en la ruta por el norte de África que transcurría entre El Cairo y Dakar. Hoy día es el segundo aeropuerto más importante de Marruecos. Se encuentra al lado de los Jardines de la Menara, y está a tan sólo 6 km del centro de la ciudad (la antigua Medina).

Del Aeropuerto de Marrakech a la Medina

Como ya os contamos, hay varias formas de llegar a la Medina. Nosotros ya sabíamos que íbamos a llegar tarde, y contratamos el servicio de traslado con Mozio a través de Booking. El alojamiento nos cobraba 20 € y con Mozio nos salió por menos de la mitad. Decidimos no incluir la propina en la reserva, porque yo no me fiaba de que le llegase finalmente al chófer y prefería dársela en mano.

Al llegar nos esperaba Muhammad con un pedazo de todoterreno. No hablaba mucho español, pero se defendía bien en inglés, por lo menos lo suficiente para intentar vendernos excursiones y criticar a los italianos :O . A lo mejor así otros españoles le dan más propina, pero con nosotros no funciona.

Por fin vimos la Koutoubia iluminada y nos quedamos sin palabras. ¡¡Habíamos llegado a Marrakech!! El conductor intentó entrar en la Plaza Jemaa el-Fna, pero no pueden acceder vehículos de 1 a 5 de la madrugada. Por mucho que discutió con la policía, no pudo ser. Entonces, Muhammad nos preguntó por el Riad donde nos alojábamos y llamó. Al rato vinieron del establecimiento a buscarnos.

Conclusión: El contacto con Mozio antes del servicio fue algo deficiente. Por otro lado, el chófer no sabía dónde nos alojábamos y no tuvo en cuenta que la Plaza estaba cortada. Aun así, bien que puso la mano pidiendo propina ¡para eso si sabía español! Yo no le hubiese dado nada, pero José le dio 50 céntimos por cortesía más que otra cosa. No terminamos nada contentos con el servicio.

Llegada al Riad

Atravesamos la Plaza Jemaa el-Fna, y aunque eran las dos de la mañana el corazón de la Medina de Marrakech todavía latía, aunque algo más despacio. Después nos enteraríamos que el fin de semana en Marruecos no empieza el viernes, que es el día de la Yumu’ah, y tiene gran significado religioso. Los niños van al colegio hasta el sábado al mediodía, y a partir de ahí empieza el fin de semana.

El paseo nos sentó genial para estirar las piernas después del vuelo y por fin llegamos al Riad. Por fuera no tiene nada de especial pero cuando entras y ves la fuente de su patio sientes como te inunda la paz y la tranquilad. Nos enseñaron la habitación y dijeron que el desayuno era a las 8:30. Nosotros teníamos visita guiada al día siguiente a las 9:00 y pedimos que nos lo adelantasen y no hubo problemas ¡¡que majo!! Os dejamos aquí más información sobre el alojamiento.

Riad

Nos dimos una ducha rápida y a dormir, que con la tontería eran más de las 3 de la mañana. No íbamos a descansar más de 5 horas, pero nosotros queríamos conocer Marrakech, no tumbarnos a la bartola. Para eso ya están los Resorts Todo Incluido 😉

¡¡Hasta pronto amigos!!

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print