Que ver en Cartagena… la de España

Puedes dedicar un día, un fin de semana o mucho más, porque hay mucho que ver en Cartagena 😉. Sin duda las hay más grandes, más pobladas y más exóticas, pero sólo hay una muy noble, muy leal y siempre heroica… la nuestra, la Cartagena de España 🥰.

Que ver en Cartagena (Murcia)

 

Aunque es la más antigua de todas las «cartagenas» del mundo, quizá es la menos conocida. Muchas personas dicen que si quieres hacer turismo en Cartagena le dediques un día. Nosotros ya nos hemos acostumbrado a viajar despacio, y la ciudad y sus alrededores nos sorprendieron gratamente. Los múltiples atractivos de Cartagena bien merecen una visita de tres días como hicimos nosotros.

Que ver en Cartagena en tres días

Día 1 – Museos, Castillos y un espectacular atardecer

Su pasado militar y el mar están muy presentes en Cartagena. Por eso, dos de sus museos más emblemáticos son el Museo Histórico Militar y el Museo Naval.

Museo Histórico Militar de Cartagena

Está situado en un edificio del s. XVIII cargado de historia pues a lo largo de los años ha sido la sede de los regimientos de costa. En el puedes encontrar las colecciones de municiones y de artillería del siglo XX más grandes de España. El Museo también ostenta el Guinness a la colección de miniaturas más grande del mundo. Una visita gratuita que te ocupará al menos una hora aunque no seas un entusiasta del tema. En el siguiente enlace puedes ver los horarios del Museo Histórico Militar actualizados.

Museo Histórico Militar de Cartagena

Museo Naval de Cartagena

Tiene dos secciones, la principal ubicada en el histórico cuartel de Presidiarios y Esclavos construido en el s. XVIII, y un anexo ubicado en una sala de arsenal militar. Precisamente en el anexo se encuentra la joya de la corona del museo, el Submarino Peral original. Luego dirán que los españoles no inventamos, pero este fue el primer submarino mecánico militar del mundo. Y por supuesto lo inventó un cartagenero, Isaac Peral. 

Además, el Museo Naval de Cartagena recorre la historia de la navegación. Comienza con la construcción naval a lo largo de los siglos mostrando maquetas de barcos de diferentes épocas. Mapas antiguos, banderas de España de todas las épocas, submarinos, equipos de buceo y armas submarinas son las otras secciones de este museo. Nosotros lo vimos en poco más de media hora antes del cierre, pero recomendamos al menos una hora para ver tranquilamente las distintas piezas. En el siguiente enlace puedes encontrar los precios y horarios actualizados del Museo Naval de Cartagena.

Que ver en Cartagena - Submarino Peral

En el colegio estudiamos que en el s. XIX Issac Peral hizo su famosos submarino, y para nosotros era un sueño verlo

Museo de la Muralla Púnica

Sin duda es el museo más importante de Cartagena, pues hunde sus raíces en el origen de la ciudad hace más de dos milenios. Qart Hadasht o «ciudad nueva» fue fundada por los cartaginenses aprovechando las formidables defensas naturales de la zona. Durante algunos años, Qart Hadasht dominó el Mediterráneo, y desde ella partieron Aníbal y sus elefantes para conquistar Roma.

Quedan muy pocos restos púnicos en Cartagena. El más importante es parte del lienzo de la muralla púnica, el único que se conserva en Europa. Esta muralla que sirvió de protección contra el poder del imperio romano se caracterizaba porque su interior estaba hueco y dividido en tres plantas. En el piso de abajo se alojaban los animales. En el medio vivían los soldados y el piso más alto era el adarve o camino de ronda.

Que ver en Cartagena - Muralla Púnica

Además, para rematar la visita, al excavar la muralla quedó al descubierto la cripta de la ermita de San José del s. XVI, y también puedes visitarla y sorprenderte con sus pinturas de la Danza de la Muerte.

Esculturas urbanas de Cartagena

Por toda la ciudad hay repartidas esculturas con temática relacionada con su historia. La mayoría se concentran en los alrededores del Museo Naval y de la Plaza de los Héroes de Cavite. De hecho, la propia estatua de esta plaza está dedicada a los combatientes de las batallas navales de Cavite y Santiago de Cuba durante la guerra hispano-estadounidense. Del puerto de Cartagena partió la escuadra de Cuba, y buena parte de las tropas participantes en esta batalla eran cartageneros. El pueblo y el propio rey Alfonso XIII sufragaron los gastos de su construcción.

Muy cerca de allí está la famosa Cola de Ballena realizada en acero corten, un tipo de acero muy resistente a la corrosión. Mide cinco metros de altura por ocho metros de ancho, aunque nos pareció más pequeña porque el nivel de agua estaba muy alto. La escultura representa la zambullida de una ballena en honor de los cetáceos que pasan por los Cabos de Palos y Tiñoso en sus migraciones.

Escultura de la Cola de Ballena de Cartagena

También cercanas se encuentran las estatuas del Soldado de Reemplazo y del Marinero de Reemplazo, recordando nuevamente el pasado militar y naval de Cartagena.

Una escultura verdaderamente estremecedora es El Zulo, dedicada a las víctimas del terrorismo. Curiosamente esta figura no fue proyectada para el espacio en el que se encuentra, sino que estuvo en Salamanca y en Madrid hasta su polémica adquisición por parte del Ayuntamiento de Cartagena, debido a su elevado coste.

esculturas urbanas de Cartagena

El Castillo de la Concepción

Esta fortaleza se encuentra en lo alto de una colina desde la que se domina toda la ciudad y la bahía. La forma más cómoda de subir es el ascensor panorámico. Además, desde esta zona de la colina tienes unas vistas inmejorables del yacimiento del Anfiteatro Romano de Cartagena.

anfiteatro romano de Cartagena

Quizás algún día se pueda visitar el anfiteatro de Cartagena, debajo de la Plaza de Toros construida en el s. XIX 

Muy deteriorado y parcialmente restaurado, es conocido popularmente como el «castillo de los Patos». En el recinto puedes disfrutar de varias zonas ajardinadas, estanques y por supuesto también encontrarás patos 😜.

La Torre del Homenaje es de finales del s. XIII, aunque ha sufrido muchas remodelaciones posteriores. Actualmente alberga un centro de interpretación de la historia de Cartagena.

Castillo de la Concepción de Cartagena

Las baterías de Cartagena

Para nosotros visitar las baterías establecidas en Cabo Tiñoso fue una magnífica manera de terminar el día. A una hora de Cartagena, por una carretera de montaña paraíso de ciclistas podemos descubrir tres peculiares fortalezas.

Empezamos por el neoclásico Atalayón, que parece una construcción romana o griega. Por su parte, la Batería de Castillitos parece una fortaleza medieval. Es curioso pasear entre sus edificios almenados construidos hace «sólo» ocho décadas. En lo alto encontramos dos enormes cañones Vickers que tenían un alcance… ¡de 35 km. 😱! Sobre estos cañones disfrutamos del atardecer y de las vistas de la cercana Batería de Jorel.

Cañon Vickers de Castillitos en Cartagena

Día 2 – La Cartagena romana y el Fuerte Navidad

Empezamos el día yendo a la Lonja del Pescado, situada en la dársena pesquera de Santa Lucía. El edificio respira tradición marinera por sus cuatro costados, pero sólo puede acceder personal autorizado. ¡¡No piensan en el turismo 😭!!

Para llegar a la Lonja pasamos por la Muralla de Carlos III, concretamente por el Frente Este. Construida a mitad del s. XVIII con casi 5 kilómetros de longitud rodeaba y protegía toda la ciudad. Hoy en día se conservan bastante lienzos. Se trata de una fortificación con baluartes y en cada vértice había una garita de vigilancia.

Muralla de Cartagena

La Calle Gisbert

Puede parecer una calle más pero fue cortada expresamente entre la colina del Castillo de la Concepción y la Colina del Anfiteatro. Su construcción hizo desaparecer el humilde barrio de Mundo Nuevo. Así, desde principios del s. XX, esta prolongación de la calle de la Caridad atraviesa la muralla y da salida al mar para «ventilar» la ciudad y evitar epidemias.

Basilica de la Caridad

Construida en el s. XIX en estilo neoclásico, su gran cúpula esta inspirada en el Panteón de Agripa de Roma. En su interior, una imagen napolitana del s. XVIII representa a la Virgen de la Caridad, patrona de Cartagena.

Paseando por la ciudad es fácil encontrar restos de Cartago Nova, la ciudad romana que sustituyó a la arrasada Qart Hadasht. Algunos se pueden ver libremente, como los restos del Cardo de Salvius y el Decumano Maximo. Éste último ha sido hallado recientemente y todavía lo están excavando.

Cardo de Salvius en Cartagena

El Cardo de Salvius se llama así porque conducía a la «domus» de Salvius, un rico romano del s. I d.C.

Cartagena romana – El Parque Arqueológico el Molinete

La entrada principal se encuentra en la calle Adarve, pero nosotros accedimos por la calle San Fernando, porque tiene escaleras mecánicas. Por desgracia, no funcionaban 😭, así que tuvimos que subirlas andando. Pensemos en positivo, subir escaleras esculpe mi figura 😂.

En el cerro del Molinete se han encontrado numerosos restos púnicos, romanos, bizantinos y árabes. También se ha encontrado parte de la muralla del s. XVI, conocida popularmente como muralla del Deán, y molinos salineros del s. XVII. Precisamente estos últimos son los que dan nombre a esta colina.

molino harinero del cerro del Molinete

En el s. XVIII este molino fue transformado en ermita dedicada a San Cristóbal

En la antigüedad se la llamaba Arx Asdrubalis, pues aquí estaba el palacio del fundador de la ciudad Asdrúbal el Bello. Quizá los restos de esta construcción se encuentren algún día. Lo que sí se ha hallado es un antiguo santuario o sacellum púnico, dedicado a la diosa siria Atargatis.

Parte del cerro del Molinete se ha acondicionado como jardín, y es muy agradable pasear por el parque arqueológico, sobre todo cuando no pega «el Lorenzo» 🌞.

barrio de el Molinete

También hay restos de casas del antiguo barrio de el Molinete, que en s. XIX era conocido como el Barrio prohibido. Por esta barriada de mala fama, Cartagena era llamada «La Pequeña Marsella».

Cartagena romana – El Foro

Nada queda en la Plaza de San Francisco del espléndido Foro de Cartago Nova. Una réplica de una escultura de Augusto, encontrada en las excavaciones de la Curia, nos recuerda su glorioso pasado.

La plaza destaca sobre todo por sus enormes árboles y la modernista Casa Maestre. Sin embargo, en las entrañas de esta Plaza, todavía existen reminiscencias de la Cartagena Romana.

Ruta Europea del Modernismo en Cartagena - la Casa Maestre

La Casa Maestre es una de las muchas joyas modernistas de Cartagena

Cartagena Romana – Augusteum

Al sur de la Plaza San Francisco se ha excavado un edificio dónde se rendía culto al primer emperador romano, Octavio Augusto. Se pueden ver restos de la estructura del edificio y parte del pavimento de mármol, que a pesar de tener casi dos milenios se conserva casi como el primer día.

Cartagena Romana – Casa de la Fortuna

A juzgar por la calidad y riqueza de sus decoraciones, esta vivienda perteneció a un acaudalado Patricio romano. Además, en la excavación se ha descubierto un trozo de calla y el acceso a la propia casa. Lo más destacable de esta vivienda es el mosaico hallado en una de las salas y los restos de pinturas al fresco, con un rojo muy vívido a pesar de su antigüedad.

mosaico de la Casa de la Fortuna

En el Triclinium se celebraban los banquetes y por eso estaba ricamente decorado con elementos como el mosaico del suelo

Su nombre se debe a la inscripción latina hallada en su entrada trasera, en la cual se lee Fortuna propitia, o «buena suerte».

Fuerte de Navidad

Tomamos un descanso de tanta cultura romana y nos vestimos de marineros. En un barco de nombre Puerto de las Culturas, abandonamos la bahía de Cartagena rumbo al Fuerte de Navidad. Antiguamente, este fuerte y la Batería de Santa Ana eran parte fundamental del sistema defensivo de Cartagena. El fuego cruzado entre ambos hacían prácticamente imposible el acceso a la Bahía. Debe su nombre a la primera población española establecida en el Nuevo Mundo.

bahia de Cartagena y Faro de Navidad

Desde lo alto del fuerte podemos ver el Faro de Navidad y toda la bahía de Cartagena

Además, el paso en barco es ideal para entender el sistema de defensa que protegía este importante puerto. Y si encima te toca un día de mucho calor como a nosotros, se agradece el frescor del aire del mar 😅.

Los marineros fueron los que popularizaron en Cartagena el café asiático. Como habíamos sido marineros por un rato, decidimos tomar uno para coger fuerzas antes de seguir nuestra ruta.

mapa y mochila tomando un café asiático

Cartagena modernista

Las calles peatonales de Cartagena poseen numerosos y bellos edificios modernistas. Quizá no lo sepas, pero Cartagena es por derecho propio parte de la Ruta Europea del Modernismo.

Uno de sus principales edificios modernistas es el Ayuntamiento. Nosotros realizamos una visita guiada a ésta joya recientemente restaurada, que luce ahora con el mismo esplendor que hace cien años.

Ayuntamiento de Cartagena

Si caminas por la Calle Mayor y continúas por la Calle del Carmen también podrás ver otros edificios modernistas, como el Casino, la Casa Dorda o la Casa Zapata.

Cartagena romana – El Barrio del Foro Romano

Retomamos nuestras togas. ¿No habíamos dicho que no quedaba nada del Foro?. Si queda, aunque no se puede visitar. Lo que si se puede visitar es el Barrio del Foro Romano. Allí nos encontraremos termas, restos de trazados de calles y hasta un templo dedicado a la diosa egipcia Isis.

Barrio del Foro Romano

Muy cerca, se encuentran los restos de la Curia, justo bajo el centro de salud de la calle San Vicente. Por suerte, su construcción no afectó al yacimiento y aunque cuando fuimos nosotros no era visitable, se prevé que pronto esté abierto al público.

Cartagena romana – El Teatro Romano

¿Sabías que Cartagena tiene un Teatro Romano? Hasta hace una década no era visitable, y hace tres ni siquiera se sabía dónde estaba. Durante largos siglos dormitó en las faldas de una colina sin que nadie supiese de su existencia y sería descubierto por pura casualidad. Una obra impresionante que junto con el Anfiteatro de Cartagena demuestra el poder e importancia de Cartago Nova.

Vista

Desde el parque «Cornisa del Teatro Romano» tienes unas vistas inmejorables ¡¡y gratis!!. Aun así la visita es totalmente imprescindible.

El Teatro Romano de Cartagena fue mandado construir por el Emperador Augusto en honor de sus nietos, y se terminó en el año 1 a. C. Tenia capacidad para albergar unas 7.000 personas y estuvo en uso casi tres siglos. Un terremoto destruyó parte del teatro, que se convirtió en mercado. Posteriormente se construyeron encima viviendas, que lo cubrieron, pero también lo conservaron hasta nuestros días. Ya en el s. XIII sobre las viviendas se construyó la Catedral de Santa María la Vieja, en ruinas desde la Guerra Civil y que no se puede visitar.

Al museo se accede a través del edificio conocido como el Palacio de Riquelme. Aquí se encuentra la sala de exposiciones temporales y un corredor sobre la historia del teatro. Un túnel subterráneo une este edificio con el que alberga las colecciones permanentes del museo, con varias piezas de la antigua Cartago Nova que permiten poner en antecedentes al visitante.

Ruinas de Santa María la Vieja sobre el Teatro Romano de Cartagena

La antigua Catedral todavía se alza sobre los restos del Teatro Romano de Cartagena

Día 3 – Más museos y Cabo de Palos.

Aunque no lo creas, todavía hay mucho que ver en Cartagena. No podemos abandonar la ciudad sin conocer dos importantes museos, uno ellos realmente sorprendente.

Museo Nacional de Arqueología Subaquática ARQVA

La arqueología submarina se ha desarrollado enormemente en las seis últimas décadas, y este museo está dedicado a los yacimientos submarinos. Aquí podemos descubrir las peculiaridades de este tipo de excavaciones y la difícil conservación de las piezas rescatadas.

Museo Nacional de Arqueología Subaquática ARQVA

Por supuesto, también exponen piezas procedentes de barcos hundidos en el Mediterráneo en las épocas púnica, fenicia, griega y romana. Sin embargo, la joya de la corona del museo ARQUA es uno de los tesoros más valiosos jamás encontrados, el de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes. Hundida en el s. XIX, a España le costó cinco años de litigios recuperar las casi 600.000 monedas de oro y plata de finales del s. XVIII y principios del s. XIX que habían sido hallados por la empresa cazatesoros estadounidense Odyssey Marine Exploration.

tesoro de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes

Además de las monedas se han encontrado muchos objetos de la tripulación, cómo hebillas, botones y cajas de rapé (tabaco en polvo)

Te dejamos un enlace a los horarios y tarifas actualizados del Museo ARQUA.

Museo Arqueológico Municipal de Cartagena

Una visita algo alejada del resto de puntos de interés turístico pero sin duda imprescindible. Lo más sorprendente de este museo es dónde está ubicado y por qué. En 1967 se descubrió la necrópolis de San Antón, de época paleocristiana. Para permitir su conservación in situ, se construyó el museo alrededor del yacimiento 😱.

La exposición permanente sigue un orden cronológico, quedando el yacimiento de la necrópolis en su centro, y pudiendo observarse durante todo el recorrido.

Necrópolis de San Antón

La entrada es gratuita y abre de martes a viernes de 10:00 a 14:00 h y de 17:00 a 20:00 h. Los sábados y domingos sólo abre de 11:00 a 14:00 y está cerrado los lunes y festivos.

Cabo de Palos

Una visita imprescindible a sólo media hora de Cartagena. Nosotros fuimos sobre todo para disfrutar de la gastronomía de la zona. Hay pocas cosas mejores que degustar los ricos pescados y mariscos de la zona a la orilla del mar… ¡¡Excepto si eres alérgico como José 😜!!

También visitamos su famoso faro, construido en el mismo lugar sobre el que hubo un templo púnico dedicado al dios fenicio Baal Hammon. Desde lo alto del promontorio del Faro de Palos se divisa perfectamente La Manga del Mar Menor y la Reserva marina de Cabo de Palos e Islas Hormigas. Si te gusta el buceo, este es un lugar ideal para descubrir el rico patrimonio marino de la zona que incluye… ¡¡un trasatlántico hundido 😱!!. Eso sí, solo accesible para buceadores experimentados.

Faro de Cabo de Palos

Nosotros que somos más prudentes, simplemente terminamos el día dándonos un baño en la cercana Playa del Lastre para relajarnos y soportar mejor el sofocante calor.

¿Y si tengo menos tiempo? Que ver en Cartagena en un día

Comienza por la calle mayor observando sus edificios modernistas y las estatuas que hay repartidas por esta calle, terminando en el Ayuntamiento. Dirigirte al Puerto para ver el Submarino Peral. En el mismo puerto toma el Barco turístico para disfrutar de la bahía de Cartagena y descubrir sus atalayas defensivas como el Fuerte Navidad.

Termina el día conociendo el glorioso pasado romano de Cartago Nova. Visita el Barrio del Foro y como broche final disfruta del Teatro Romano. 

Teatro Romano de Cartagena

Qué ver en Cartagena en dos días

Si vas a Cartagena un fin de semana, el sábado haz la ruta anterior. Para completar el domingo tienes muchas opciones dependiendo de tus gustos.

Si te pirran las «piedras viejas» como a nosotros piérdete en la Muralla Púnica y conoce más de la Cartagena romana visitando el Augusteum y la Casa de la Fortuna.

Augusteum de Cartagena

Los romanos construían las cosas para durar. Después de 2.000 años el pavimento de mármol del Augusteum está magníficamente conservado.

Si prefieres el mundo del mar y el militar, tanto el Museo Naval como el Museo Histórico Militar son lo tuyo.

Remata el día visitando el Castillo de la Concepción para ver toda la ciudad y la bahía. Si todavía tienes tiempo, visita el Cabo de Palos o las baterías de Cabo Tiñoso.

Ya sabes todo lo que ver en Cartagena. Tanto si vas un día, dos, o tres como nosotros, disfrutarás enormemente de la ciudad. ¡¡Hasta pronto!!

mapaymochila en el Teatro Romano de Cartagena

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *