Las Gorges de Galamus y el Ermitage Saint Antoine

Ya estaba bien de castillos, era la hora de disfrutar de la naturaleza de la zona (aunque la verdad, el ascenso a las fortalezas constituye por si misma una pequeña “ruta” de senderismo).

Gorges_Galamus_00

Gorges_Galamus_03Al oeste de los castillos de Peyrepertuse y Queribus se encuentran las espectaculares Gorges (Gargantas) de Galamus.

Este cañón se formó por la erosión de material calcáreo provocada por el río Agly. Este río nace en la cumbre más alta de la región montañosa de Corbières, el Pico de Bugarach, con sus 1.230 metros.

El río serpentea a lo largo de dos kilómetros de norte a sur, entre Aude y Pirineos Orientales, dando forma a este maravilloso paisaje.

Algunos historiadores afirman que las gorges fueron usadas como camino de huida de los cátaros franceses hacia la región de Cataluña.

Gorges_Galamus_02Su casi medio kilómetro de profundidad es refugio de muchas especies de plantas y animales protegidas, como el Águila Real o el Búho Real.

logo_gorgesEs una zona increíble donde se puede practicar barranquismo y hay numerosas rutas tanto de senderismo como de bicicleta. Lamentablemente no tenemos información en Español, aunque os dejamos los enlaces (en francés). La práctica de barranquismo sólo se puede realizar del 1 de abril al 1 de noviembre y de 9:00 a 17:00. Es obligatorio el uso de equipo adecuado y comunicarlo previamente al Ayuntamiento de Cubières-sur-Cinoble.

Las Gorges de Galamus es un Parque Nacional, así que, como es lógico, está prohibido hacer fuego, coger plantas, arrojar piedras, salirse de los senderos, tirar basura, escalar por las rocas y molestar a los animales. O lo que es lo mismo, todo debe quedar igual que te lo has encontrado.

Gorges_Galamus_05_rio_Agly Gorges_Galamus_04

Gorges_Galamus_01La carretera que discurre por esta garganta fue construida a finales del s. XIX, tallada en la propia roca por ¡¡sólo siete trabajadores!! que trabajaban suspendidos en cuerdas bajo la dirección de… ¡¡un ingeniero español llamado Ventura!!

Esta proeza técnica fue inmortalizada por el poeta Saint-Leonce Paulais Rives en una cuarteta en occitano que está grabada sobre el túnel de entrada a las gargantas desde St Paul de Fenoulillet:

Gorges_Galamus_04_túnel

La traducción sería: “En esta roca desnuda que perfora la Sabina; donde sólo el águila en su vuelo osa venir; con una palanca y pendiendo de una cuerda; el hombre como el ave, ha encontrado un camino”

“Dins aquel roc pelat que trauco la sabino
Oun l’aglo dins soun bol gausabo soul beni
Penjat per un courdel ambe la barromino
L’home coumo l’ausel a troubat un cami”

Debéis tener en cuenta que no pueden circular ni caravanas, ni remolques, ni en general vehículos de más de 250 kg., más de 2,7 m. de alto o más de 2 m. de ancho.

Por ese motivo hay estacionamientos a ambos extremos de las Gorges que os permitirán dejar vuestro vehículo y hacer el trayecto a pie.

En verano, del 7 de julio al 31 de agosto hay lanzaderas eléctricas (0,50 € por trayecto / persona) que recorren los dos kilómetros de las Gorges.

En esos meses para proteger el entorno y evitar aglomeraciones se establece además un sistema de circulación alterna.

Gorges_Galamus_carreteraAntes de la implantación de este ingenioso sistema, cruzar las Gorges de Galamus en verano podía suponer ¡¡más de dos horas de trayecto!!

Tenéis muchas opciones según el tiempo del que dispongáis. Lo ideal es dejar el coche en el primer parking, justo antes del semáforo que regula el tráfico y hacer todo el camino de las Gorges andando (y luego volver). El recorrido es realmente espectacular.

DSC00204Si vais más justos de tiempo como nosotros, podéis dejar el coche en el primer parking pasado el semáforo (que tiene un cartel que indica eremitorio), bajar al eremitorio y luego salir por la parte de abajo del mismo donde un camino os lleva de vuelta a la carretera.

Para situaros mejor os dejamos el siguiente mapa aéreo de Google. Nosotros veníamos del norte y ya habíamos pasado el primer semáforo, que no sale en el mapa:

gorges_galamus_plano

Galamus_00_Ermitage_Saint_AntoineEl eremitorio de Saint-Antoine de Galamus es sin duda una de las zonas más impactantes de las Gorges.

Ya en el s. VII había ermitaños que vivían en las cuevas naturales de las Gorges a la imagen de San Antonio Abad, pero fueron los frailes menores de San Francisco de Asís quienes construyeron los edificios del eremitorio en el s. XV.

Galamus_07_Ermitage_Saint_AntoineEn el s. XVIII se construyó la capilla de la cueva más grande en agradecimiento a San Antonio por el fin del brote de la “enfermedad del sudor” (una especie de gangrena) que asoló Saint-Paul-de-Fenouillet.

Se dice que a partir de entonces, creció el enorme árbol que hoy se puede ver en medio de las rocas y que ofrece una apacible sombra a los visitantes.

El Eremitorio de Saint-Antoine de Galamus en 1830

Abandonado después de la Revolución , la capilla fue restaurada en el s. XIX. Para horarios actualizados podéis visitar la siguiente página.

El eremitorio ha sido escenario de varias producciones cinematográficas, entre ellas La novena puerta (Roman Polanski, 1998).

La verdad es que es un sitio auténticamente de película, desde su entrada a través de la montaña hasta el interior, sin olvidarnos de su espectacular entorno natural.Galamus_01_Ermitage_Saint_Antoine

Galamus_05_Ermitage_Saint_Antoine Galamus_02_Ermitage_Saint_Antoine
Galamus_04_Ermitage_Saint_Antoine Galamus_06_Ermitage_Saint_Antoine

IMG_3708Después de esto muchos os preguntaréis, si el río se llama Agly y el eremitorio está dedicado a San Antonio¿de donde narices viene el nombre de Galamus? Pues de esta leyenda medieval:

“En el s. XI el trovador Jehan de Cantaluze (también llamado Gadamus) viajaba con su amigo Gilles Montardel de castillo en castillo. En el castillo de Puilaurens se enamoró de la bella Sylvaine, la hija del mayordomo. Cuando los dos amigos continuaron su camino, fueron atacados por ladrones, y Gilles fue herido de muerte. Le hizo prometer a Gadamus que oraría ante la tumba de Cristo en Jerusalén por su alma, por lo que este abandonó a su amada Sylvaine, prometiendo casarse con ella a su vuelta. 

El peregrinaje por Tierra Santa duró un año y cuando por fin regresó descubrió que su amada había muerto debido a la peste. Gadamus decidió entonces 

vivir una vida en completa soledad en el interior de una cueva, que desde entonces pasó a llamarse la Ermita de Gadamus, y en la cual vivió hasta su muerte”

Ya para terminar, nos quedaba por ver el pueblo al que pertenece el eremitorio, Saint-Paul-de-Fenouillet, pero no pudimos detenernos por temas de horario. ¡¡Si fue salir a ver el cañón y nos cerraron la puerta!! Tuvimos que llamar para que nos dijesen el camino de vuelta por los senderos 🙂

Aquí tenéis los datos de la Oficina de Turismo, puesto que por lo poco que pudimos ver, merece bastante la pena.

26 bd de l’l’Agly – 66220 Saint-Paul-de-Fenouillet

Tel.: 33 (0) 4 68 59 07 57 – Fax: 33 (0) 4 68 59 19 11 – Email: contact@st-paul66.com

Nuestro objetivo era ver Perpignan de noche y acostarnos pronto porque al día siguiente abandonábamos nuestro alojamiento.

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print