Tres días en Bergen, llegamos al destino

20140822_185404Hay varias compañías que vuelan directas a Bergen. Desde Madrid vuela SAS y desde Barcelona SAS, Vueling y Norwegian. Nosotros volábamos con esta última, y para trasladarnos de Madrid a Barcelona descartamos el puente aéreo y el coche y nos inclinamos por el AVE, ya que nunca habíamos probado la Alta Velocidad (y era más barato). Podéis consultar horarios y precios aquí. Al ir en turista, nos tocó de los primeros vagones, casi llegamos a Barcelona andando…:)

20140822_185157

Ya ni los trenes son puntuales…:(

Partimos puntualmente y repartieron auriculares para quien quisiese ver la película o escuchar música, aunque a las horas que eran yo opté por la tradicional siesta. Por poco no nos costó el viaje la mitad, porque se retrasó 12 minutos (si llega 15 minutos tarde te devuelven el 50% del precio del billete).

Una vez en la estación de BARCELONA SANTS cogimos el “rodalies” R2 (Aeroport – Maçanet-Massanes/Sant Celoni) dirección obviamente aeropuerto, que en 20 minutos (3 estaciones) te deja en el Aeropuerto del Prat. El billete cuesta 4,10 € por persona y se pueden comprar en cualquier máquina de la estación (excepto en las de larga distancia).

Una vez llegas no hay pérdida, a seguir a la multitud con maletas. Nada más acceder al aeropuerto si no tienes que facturar simplemente tuerce a la izquierda hacia el control de seguridad. Si tienes que facturar, deberás bajar.

imagesNorwegian ya admite la Tarjeta de Embarque electrónica (muy cómoda), pero no en todos los aeropuertos. En su web no venía claro si en el Prat se podía usar, así que contactamos con ellos, pero tampoco nos dieron una solución. Finalmente fue la persona de Norwegian que nos envió las reservas quien nos informó de que podíamos usarlo ¡¡Muchas gracias Miguel Angel!!. Si voláis con Norwegian descargad su “Travel Assistant” (para Android y Iphone) que funciona de lujo. Eso sí requiere conexión permanente, si queréis tener las tarjetas de embarque sin conexión guardadlas en Passbook o similar.

Para variar, al pasar el arco de seguridad “pité”, con el correspondiente sobamiento. Se ve que a la maquina no le gusta el exceso de pulseras… Como íbamos con tiempo cometimos el pecado de cambiar dinero para coger 500 NOK (por si teníamos algún problema con la tarjeta al llegar) y para comernos un bocadillo hecho en casa, que siempre sabe mejor que los del aeropuerto (y es más barato).

Como suele ocurrir con las compañías de bajo coste, el vuelo que aterriza es el mismo que te lleva a tu destino, y cuando el que viene va con un poco de retraso tu vuelo sale tarde. En nuestro caso, nos tuvieron más de dos horas dentro del avión esperando que nos diesen pista, y nosotros leyendo que Norwegian es “La mejor compañía de bajo coste de Europa” cuando no te dan ni un triste vasito de agua por las molestias, la verdad es que es de risa…

20140823_015822Nada más llegar al aeropuerto de Bergen, que es pequeño, te dan la bienvenida fotos de las casas Hanseáticas, los Fiordos, etc. pero casi ni pudimos detenernos a verlas porque perdíamos el autobús de las 2:00 a.m. Menos mal que íbamos solo con equipaje de mano, porque si no tendríamos que haber cogido un taxi, que de noche cuesta unos 500 NOK (62,50 €)

20140823_015803El Flybussen (autobús aeropuerto-centro) tarda 30 minutos al centro y los billetes se compran en una máquina que hay en la parada en la que se puede pagar con tarjeta (recordad: pagad todo lo que podáis con tarjeta). El trayecto cuesta 90 NOK (con vuelta abierta 160 NOK) aunque en su página web puedes comprarlo más barato. En la mampara que hay en la espalda del conductor hay un listado de las paradas con los hoteles más cercanos. En nuestro caso, la parada es Flestplassen (lago Lungegárdsvagn), a unos 600 metros del hotel atravesando la zona de marcha de la ciudad, que es igual que cualquier zona de marcha española, excepto que hablan en noruego y son rubios.

Nuestro hotel es el Scandic Bergen City (Hakonsgaten 2 – 5015 Bergen), cadena que ya conocíamos de nuestro anterior viaje a Noruega, aunque en este en concreto no nos habíamos alojado. Son hoteles más que correctos, equivalentes a un 3 estrellas (y algunos a un 4 estrellas) español.

20140823_024055

La recepción es fashion, fashion…

En el hotel teníamos asignada una habitación de fumadores y como Jose es asmático, pedimos que nos la cambiasen. En recepción se portaron fenomenal y como no tenían disponibles habitaciones de no fumadores para tres noches consecutivas, nos alojaron la primera noche en una suite y las siguientes en una habitación de no fumadores encargándose ellos del traslado de nuestro equipaje. La suite tenia saloncito, terraza y un baño donde se podía bailar… pena que sólo la disfrutáramos unas horas porque eran las 3 de la mañana…la bañera era para meterse y quedarse allí hasta salir arrugadita:)

Este Scandic está fenomenal, el desayuno es excepcional y la ubicación es buena, con el pero de que está justo en la zona de marcha, y es difícil descansar el fin de semana.

20140823_210444Siguiendo con la costumbre ecológica y verde de los noruegos, el jabón y el champú no llevan ninguna de las “porquerías” que llevan aquí y la tarjeta-llave de la habitación es de madera revestida de plástico. ¡¡A ver si aquí aprendemos un poquito!!.

A dormir, que en una horas tenemos que desayunar y turistear…

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print