Iglesia de Santa María del Pi de Barcelona

Esta Basílica es una joya del gótico catalán construida en el s. XIV. Según la tradición, hace ya más de 200 años que murió el enorme pino (el pi) cuya copa sobresalía por encima de los edificios. Pero no podía existir una iglesia de Santa María del Pi, sin su pino, así que todavía podemos ver uno plantado a las puertas de este bello edificio.

Iglesia de Santa María del Pi

La Plaza del Pi

Desde la Rambla llegamos a la plaça del Pi por la calle Cardenal Casañas. Justo en la esquina se encuentra la que fuera sede de la cofradía de la Purísima Sangre más antigua de la Corona de Aragón, como atestigua el escudo situado en su fachada. Fundada en el s. XV, se encargaba de acompañar espiritualmente a los criminales condenados a muerte. De hecho, incluso en la actualidad mantiene la potestad de pedir el indulto para un recluso.

Esta zona pertenece ya al Barrio Gótico de Barcelona, el centro histórico de la ciudad. La pequeña plaza apenas nos permite admirar la grandiosidad de la iglesia. Justo enfrente de la misma se encuentra la casa del gremio de revendedores (s. XVII), que destaca por sus ricos esgrafiados barrocos hechos con arena de playa.

Casa del Gremio de Revendedores Barcelona

Curiosidades de la historia: Una Virgen en la copa de un pino y un árbol asesinado

Según se cuenta, en el s. VIII esta zona estaba mucho más cerca del mar que en la actualidad, y existía un barrio de pescadores. Un día, un marinero descubrió una imagen de la Virgen entre las ramas de un pino, que probablemente habían ocultado allí para protegerla durante la invasión sarracena. Se levantó una sencilla capilla dedicada a esta imagen, que en el s. XIV sería sustituida por el actual templo gótico.

El pino original murió, y fue sustituido por otro que llego a ser centenario. Este pino alcanzó enormes dimensiones, pero durante la invasión francesa, un soldado de Napoleón clavó una bayoneta en él y el árbol murió 😥  .

La Iglesia de Santa María del Pi

Fachada principal

Podemos apreciar dos pequeñas torres octogonales a cada lado, mientras que hacia la cabecera se divisa su enorme campanario de más de 50 metros. En el dintel aparece el busto de María entre los Apóstoles.

campanario octogonal

El conjunto está coronado por uno de los rosetones más grandes del mundo, con doce brazos y diez metros de diámetro. En sus más de seis siglos de historia, la iglesia ha sufrido terremotos, incendios y hasta bombardeos. Por eso el rosetón no es el original, sino una copia exacta del s. XX.

Portada de Santa María del Pi

Interior

El interior es de una sola nave, y entre los contrafuertes tiene varias capillas laterales. La sensación es de grandiosidad y verticalidad se ve potenciada por la espaciosa bóveda de crucero y por la luz que atraviesa las vidrieras.

coro de Santa María del Pi

Si miramos el rosetón desde el interior veremos el coro del s. XVIII

Además de la imagen gótica de la Señora del Pí, la iglesia también tiene un pequeño museo con piezas de orfebrería y pintura. En un lateral se puede ver el inicio de una escalera de caracol que permite acceder a la cubierta, pero nosotros no subimos.

Lo que si vimos fue la cripta, que ha sufrido varias remodelaciones a lo largo de los siglos. En esta iglesia descansan los restos de Sant Josep Oriol, sacerdote de esta parroquia que debido a su austeridad era llamado “Doctor Pan y Agua”.

Cripta de Santa María del Pi

Fachada lateral

En esta fachada podemos ver el portal del Avemaría, que conserva algún resto románico. Destacan también los restos de espadañas de los contrafuertes, dónde tañían las campanas hasta que se construyó el campanario.

Capitel románico del Portal del Avemaría

El capitel románico central en el que aparecen Adán y Eva conserva restos de su policromía

Datos prácticos

Horario: Todos los días, de 10:00 a 18:00.

Precio (donativo): 4 €, 8,50 € con la visita guiada al campanario.

Existen también visitas guiadas y nocturnas. Tenéis información actualizada aquí.

Localización: Plaça del Pi, 7, 08002 Barcelona.

Plaza de Sant Josep Oriol

La fachada lateral de la Iglesia de Santa María del Pi da a la Plaza de Sant Josep Oriol. Allí, la escultura del poeta catalán Ángel Guimerá observa en silencio la monumental basílica. Los fines de semana, docenas de pintores exponen sus obras en esta plaza que como era viernes estaba algo solitaria. ¡¡ya tenemos una excusa para volver 🙂  !!

Escultura de Ángel Guimerá

Curiosidades: La Fiesta del Barrio del Pí

La fiesta grande del barrio es la de Sant Josep Oriol, que se celebra a finales de marzo. Durante las mismas, se escenifican pasajes de la vida del santo, pero lo más curioso se estas fiestas son los “Gegants del Pi”.

Los Gigantes y Gigantones del Pi desfilan durante las fiestas y son los protagonistas de pasacalles nocturnos y bailes. Se tiene noticia de estos personajes desde principios del s. XVII. Actualmente se utilizan réplicas, desfilando las figuras originales sólo durante el pregón de fiestas.

Calle Petritxol

Regresamos a la Plaza del Pi y subimos por una de las calles que más nos gustó. La calle Petritxol fue la primera calle peatonal de Barcelona. Sus galerías de arte, librerías y chocolaterías le dan un cierto aire de cuento de hadas.

Calle Petritxol

Teníamos planeado ir a La Dulcinea para tomarnos algo y combatir el frío, pero era demasiado pronto. Por la tarde quisimos volver, pero como siempre “no nos da la vida” 🙁  ¡¡otra excusa para volver!!

Andando andando, sin darnos cuenta, abandonamos el Barrio Gótico para volver a la Rambla por la calle de Portaferrissa.

caminando por la Calle Petritxol

Acompañadnos, que el día de hoy todavía no ha terminado 🙂

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print