Qué ver en Liverpool, mucho más que Los Beatles

Cuatro fabulosos jóvenes de Liverpool cambiaron para siempre la historia de la música. Pero esta ciudad a orillas del río Mersey es mucho más que la cuna de Los Beatles. Hay mucho qué ver en Liverpool, como sus monumentos victorianos, su área mercantil-marítima Patrimonio de la Humanidad y sus museos. Acompáñanos en nuestro recorrido por uno de los principales destinos culturales del país y recuerda que “All you need is… Liverpool” 🙂

Que ver en Liverpool, mucho más que Los Beatles

Pero ¿tantas cosas hay que ver en Liverpool?

Seremos sinceros, a nosotros también nos sorprendió la enorme oferta cultural de Liverpool. Antes de ir poco sabíamos de la ciudad más allá de su relación con Los Beatles. Este año “puse a Dios por testigo” que no pasaría el Puente de Agosto en Madrid 🙂 y los astros se alinearon con mi propósito. Me concedieron el puente en el trabajo y empezamos a buscar destino. En esas fechas España es imposible y prohibitivo. Portugal nos encanta, pero acabábamos de venir de Viseu y en Semana Santa habíamos estado en Castelo de Vide. Sin un destino pensado, buscamos un vuelo barato y vimos Liverpool por 75 € los dos. Lo reservamos y en menos de 10 minutos cogimos también un alojamiento… ya teníamos nuestro viaje para el puente.

Hablamos con Turismo Británico y nos pusieron en contacto con Turismo de Liverpool. Además de atendernos de fábula, nos empezaron a descubrir esta increíble ciudad, que nos sorprendió enormemente. Nos gustó tanto que recomendamos pasar en ella más de dos días.

Qué ver en Liverpool

Además, cuando llegamos al hotel, Turismo de Liverpool nos había dejado un montón de regalos ¡¡Muchas gracias!!

Día 1 – Volamos de Madrid a Liverpool

Como no podía ser de otra manera, el aeropuerto de Liverpool se llaman John Lennon 🙂  . Volábamos de noche y en dos horas y media llegamos a nuestro destino. Por suerte en Liverpool era una hora menos, así que no era excesivamente tarde. Cogimos el autobús 86A y en media hora estábamos en el centro a un paseo de nuestro hotel.

Aeropuerto Adolfo Suárez

¿Cómo hemos pasado de ir al aeropuerto a estar dentro de Magical Mystery Tour? 🙂

Día 2 – De museo a museo y tiro por que me toca

Hay muchas cosas qué hacer en Liverpool, pero decidimos empezar por The Beatles Story, situado en el antiguo puerto victoriano Albert Dock. Este museo está totalmente dedicado a “los cuatro de Liverpool”, y nos sumerge en la historia de este mítico grupo.

Albert Dock es una de las zonas culturales más importantes de la ciudad, y mientras lo recorríamos, hicimos una parada en el Museo Marítimo Merseyside. Esta visita nos permitió conocer mejor la historia de la ciudad portuaria, e incluso su relación con el Titanic.

Museo Marítimo Merseyside

El Museo Marítimo tiene hasta una reconstrucción de cómo eran los muelles en el s. XIX

La ribera del río Mersey nos llevó al embarcadero Liverpool Waterfront, con su estatua dedicada a Los Beatles siempre abarrotada de gente. Justo enfrente, en el antiguo edificio de la compañía marítima Cunard, se encuentra el British Music Experience. Sin duda, este museo interactivo dedicado a la música británica fue una de las mejores sorpresas del viaje.

Salimos corriendo porque no llegábamos al River Explorer de Mersey Ferries. Encima, el sol decidió salir para iluminar este encantador paseo por el río. Ya de vuelta, dedicamos el tiempo para ver sin prisas las Three Graces, los edificios más bellos de Liverpool. Las Tres Gracias son el Royal Liver Building, coronados por los míticos aves que son símbolo de la ciudad, el Cunard Building, y el edificio del Puerto de Liverpool, con su gran cúpula de cobre.

Three Graces de Liverpool

Albert Dock no sólo ofrece cultura, también ocio y restauración, y cenamos allí. Después andamos por el iluminado paseo marítimo, para terminar el día disfrutando de una pinta en el pub The Beehive.

Día 3 – Conocemos otra parte de la ciudad con el Bus turístico

Cerca de The Beatles History se encuentra el Salthouse Quay y allí dirigimos nuestros pasos para coger los autobuses de Liverpool City Sights. Ese día hacía bueno, y apetecía subir a la parte superior del bus para conocer la ciudad desde las alturas.

Salthouse Quay

Nuestra primera parada fue la Biblioteca Central de Liverpool, cuyo edificio une clasicismo y modernidad. Como hacía muy buen tiempo, subimos a su azotea para admirar la ciudad.

El autobús nos llevó luego a la Catedral metropolitana de Liverpool, con su curiosa forma cónica. Como estaban en misa, nos acercamos a la Universidad para ver sus edificios victorianos de ladrillo rojo. Acabado el oficio, y después de comer algo, entramos en la catedral, sorprendiéndonos de su interior dominado por la luz.

Catedral Metropolitana de Liverpool

Otra catedral, el pub de John Lennon y una iglesia bombardeada

Paseamos hasta llegar a The Philharmonic Dining Rooms, un pub que es una auténtica joya arquitectónica. Allí tomamos un vino espumoso incluido con el ticket del bus turístico. Según cuentan, John Lennon decía que lo peor de la fama era no poder tomarse una copa tranquilamente en “The Phil”.

La siguiente parada del autobús nos llevó a Chinatown, hogar de la comunidad china más antigua de Europa, con su impresionante arco tradicional. De allí, andamos hacia la Catedral anglicana de Liverpool, de estilo neogótico. Después de ver el interior, atravesamos luego un pasillo de lápidas 😯  para visitar el parque de Saint James, el antiguo cementerio.

St.James Mount and Gardens

El acceso es algo tétrico, pero te lleva a un parque encantador, que invita a pasear y descansar

Después nuestros pasos nos llevaron a la cercana St Luke’s Church. Esta iglesia se conoce como la Iglesia Bombardeada, pues su interior fue destruido en la Segunda Guerra Mundial.

En la misma puerta de la iglesia, tomamos de nuevo el bus para regresar al puerto. Visitamos Saint Nicholas Church, conocida como la iglesia de los marineros, dónde rezaban antes y después de cada travesía. Después de cenar, terminamos el día en el pub, el más antiguo de Liverpool.

Ye hole in ye wall

Como podéis ver, el local fue fundado en 1726

Día 4 – Visitamos la ciudad medieval de Chester

Por la mañana vamos a la Estación Central, no sin antes pasar por la misteriosa Bold Street, que dicen permite viajar en el tiempo. Nosotros lo que viajamos fue en tren y en 40 minutos llegamos a Chester 🙂  . Desde la estación, andamos hacia Grosvenor Park y vimos el Puente Suspendido sobre río Dee. Muy cerca encontramos las ruinas de la iglesia gótica de Saint John the Baptist, realmente maravillosas. 

Antes de atravesar las murallas de Chester, descubrimos el anfiteatro romano de Deva Victrix, la ciudad-fortaleza romana fundada hace casi dos milenios. 

Anfiteatro romano de Chester

Una ciudad de cuento de hadas

La hermosa Puerta Este y los bonitos rows (galerías cubiertas medievales) nos enamoraron a primera vista. Pero Chester tiene mucho más atractivos, como su Catedral normanda o su Ayuntamiento neogótico. Después de visitar ambos edificios y de comer, fuimos a la Puerta Norte para recorrer esa sección de las murallas. Sin embargo, lo que más nos gustó fueron las calles repletas de rows, por las que deambulamos sin decirnos sobre cual casa era la más bonita.

Rows de Chester

También nos acercamos a los restos del Castillo, pero como era lunes estaba cerrado. Por eso caminamos por el tramo sur de muralla hacia el Puente Viejo (Old Dee Bridge) y seguimos las fortificaciones hacia los Jardines Romanos. Allí nos despedimos de Chester, viendo las piezas romanas que se han ido encontrando por toda la ciudad.

Cuando regresamos a Liverpool fuimos directos a cenar y después disfrutamos de uno de los imprescindibles de la ciudad, The Cavern Club. Famoso porque Los Beatles tocaron casi 300 veces en el, está lleno de fans y turistas a todas las horas del día. Una pinta y música en directo fueron el plan perfecto para nuestra última noche en Liverpool.

The Cavern Pub en Liverpool

The Cavern también ha acogido a grupos más modestos… ¡¡cómo los Rolling Stones o Queen!! 😉

Día 5 – Cultura y ocio

Comenzamos el día en St. George Hall, antigua sede del Tribunal de Liverpool y hoy en día sala de conciertos y espectáculos. Enfrente descubrimos un par de cabinas inglesas, tan escasas en esta ciudad 🙂  . Nos encaminamos desde allí a The Walker Art Gallery, dónde hicimos una visita express para ver sus obras más importantes. Nos entretuvimos bastante más en el cercano World Museum. A lo largo de las cinco plantas de este museo de historia natural aprendimos cómo vivían los dinosaurios, la historia de culturas antiguas ¡¡Nos encantó!!

World Museum

La cultura produce hambre, y después de saciarla atravesamos el mayor Centro Comercial al aire libre de la ciudad el Liverpool One para despedirnos del Albert Dock. Pero como no podemos vivir sin apurar el tiempo, realizamos una visita express al Tate Liverpool, que nos decepcionó un poco. Sin duda preferimos el Tate de Londres. En cuanto al Museo de Liverpool, nos encantó, pero por fuerza la visita también fue breve 🙁  . Ya que estábamos allí, no podíamos irnos sin despedirnos de nuestros nuevos amigos que tan bien nos habían tratado 🙂

Estatua de Los Beatles en Liverpool

Ya con maletas y tristes porque lucía un magnífico sol, nos encaminamos a la Liverpool One bus station. Desde allí, el Airport Express (autobús 500) nos dejó en 20 minutos en nuestra terminal. Sin embargo, Liverpool todavía tenía una sorpresa para mí. José me dejó un momento para confirmar la puerta de embarque y llegó con un nuevo miembro de mi familia de “osos británicos“, al que bautizamos como Lenny 😆

Llegamos a Madrid cansados pero contentos, porque Liverpool nos había encantado y su vibrante corazón había tocado el nuestro ¡¡Hasta pronto!!

Oso de peluche de Los Beatles

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print