La iglesia de madera de Fantoft en Bergen

Después de una agradable mañana revisitando el centro de Bergen, comimos y tomamos el bybanen (tranvía) para ver la iglesia de madera (o Stavkirke) de Fantoft.

Stavkirke de Fantoft

El bybanen es gratis con la BergenCard y funciona francamente bien, con frecuencias de diez minutos y en 25 minutos estaréis en Fantoft. Aquí os dejamos un documento con los horarios.

bybanen¡¡Ojo!! al llegar a la parada no hay ninguna señalización, pero es muy sencillo: salimos del tranvía y bordeamos el edificio que veis en la foto dejando a la izquierda el supermercado Safari.

Indicaciones en Fantoft

Pasando el supermercado giramos a la izquierda y a unos 700 metros ya veremos señales de “Fantoft stavkirke” o “Stave Church”. En unos 15 minutos habremos llegado.

Fantoft_stavkirkeLa Stavkirke de Fantoft en realidad no estaba en Fantoft, sino en Fortun y fue trasladada en el s. XIX.

stavkirke_fantoft_fortun

Iglesia de Fantoft antes de su traslado desde Fortun. Fotografía de Henry Rosling

De hecho, la iglesia que se ve en Fantoft tampoco es original, ya que este tesoro arquitectónico del s. XII fue quemado en 1992.

Fantoft_Church,_Bergen,_Norway

Iglesia de Fantoft en 1910, Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Lo que nosotros veremos es una reconstrucción que conserva alguna de las maderas originales, fácilmente reconocibles porque están ennegrecidas y cuarteadas, aunque en bastante buen estado (las veréis sobre todo en la base del edificio).

Las stavkirke originales no tenían metal, pero en esta han usado clavos (aunque los han disimulado hábilmente con tacos de madera).

IMG_7322Al lado de la iglesia hay una cruz medieval de piedra, original de un antiguo templo de Tjora. Por lo que se ve, a Fantoft se lo traían todo 🙂 .

De la iglesia nos llamó la atención la “puerta de los leprosos“, pues estos tenían prohibido entrar en las iglesias y para recibir la bendición, se acercaban a esta puerta (en realidad es un ventanuco) que conectaba el interior con el exterior.

IMG_7348

Detalles de la stavkirke

En este sitio coincidimos con bastantes españoles, incluyendo unos chavales muy majos de Ciudad Real ¡¡gracias por hacernos fotos juntos, que si no parece que viajamos sólos!! 🙂

Eso si, también sentimos vergüenza ajena cuando oímos a un grupo Fantoft_traseranumeroso de españoles que llegaba cuando nos íbamos decir “a grito pelao”: ¡¡que la iglesia cuesta 50 noks de esos!!… 🙁

Estas cosas no dejan de sorprenderme… te vas a Noruega, te vas a Fantoft….¿y te molesta gastarte 6 euros? …aun sin la BergenCard nosotros hubiésemos entrado sin dudarlo.

Vale que el edificio actual carece del valor histórico que tenía el original, pero el interior de la iglesia es muy recomendable y permite conocer más acerca de como se construían las stavkirkes. Y para muestra de lo que hay en el interior, aquí tenéis:

Fantoft_interior

Lo que la gente se pierde por no pagar “50 NOK de esos”

Fantoft

¡¡Hasta luego!!

Regresamos al centro de Bergen e hicimos parada técnica en el hotel para ver nuestra nueva habitación, que era muy grande y luminosa (hacía esquina). El baño era también muy grande y con suelo radiante, pero la ducha y el lavabo muy pequeños 🙁

El tiempo era “regulero” y todos los museos estaban cerrados, así que fuimos otra vez a ver las casitas de Bryggen (obsesionaditos estamos 🙂 ¡¡si la última vez que estuvimos hasta nos trajimos una réplica en miniatura!!).

BergenTambién queríamos ver tiendas de regalos (como era sábado algunas estaban cerradas), y nos sorprendió porque había menos que hace cinco años y la oferta de “souvenirs” era un poco pobre, no sabemos si por efecto de la crisis o por que había alguna en reformas.

Cuando nos dimos cuenta, eran las 20:30 y el sueño (habíamos dormido tres horas) y el hambre empezaron a hacer mella en nosotros. Casualmente, pasamos por una tienda 24 horas que hay en Torgallmenningen (en Bergen hay muchísimas) y allí compramos unas baguettes calentitas por sólo 98 NOK (12,25 €) que nos comimos tan contentos en Ole Bull Plass, delante de la fuente con la estatua del gran violinista noruego.

Ya agotados nos fuimos a dormir… ¡¡Mañana más, que tenemos la excursión Norway in a Nutshell!!

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print