Qué ver y dónde dormir en Loarre

Lo prometido es deuda, ¡¡volvemos con un post de viajes!! Eso sí, nacional y con alojamiento y desayuno en la Hospedería de Loarre por cortesía del programa de televisión Me Gusta Aragón ¡¡Gracias!!

Premio

Esta foto de Sos del Rey Católico (ya haremos una entrada de tan regio municipio) fue la culpable de que nos tocase el viaje

Para viajar no madrugas, te levantas pronto para aprovechar el día… sobre todo si viajas el Puente de la Constitución y quieres evitar atascos 🙁 Nuestro destino es Loarre y el Reino de los Mallos, en la provincia de Huesca.

Tuvimos suerte y no cogimos casi nada de tráfico, así que sólo fue necesaria una parada técnica para desayunar con víveres caseros y llenar el depósito.

Tras algún que otro problema con el GPS (si le haces caso te pierdes, y si haces caso a los letreros… pues también te pierdes porque el que decide donde ponerlos es evidente que no conduce), llegamos a Loarre a las 11:45 y decidimos ir directamente al punto de mayor interés y que tiene post propio, el Castillo de Loarre.

Castillo de Loarre desde el parkingTerminada la visita al castillo, nos acercamos al mirador, donde hay un cartel explicativo informando de las aves de la zona. Aprovechamos para felicitar a Turismo de Aragón por la gran cantidad de carteles informativos existentes en toda la región.

Desde el merendero sale una ruta que lleva al Santuario de la virgen de la Peña, un santuario rupestre singular situado en la localidad vecina de Anies.

Nosotros no hicimos la ruta porque en el centro de visitantes del castillo nos dijeron que sólo abre en verano y que ni siquiera podríamos disfrutar de las vistas panorámicas porque una enorme verja cierra el acceso a la zona. La ruta de 9 Km. dura hora y media, dispone de mucha sombra y a mitad de recorrido hay una fuente. Para quien quiera mas información, tiene estas dos webs: www.románicoaragonés.com y www.redaragon.com

Santuario Virgen de la Peña

La verdad es que no tiene pérdida

Desgraciadamente esta no fue la única visita que nos perdimos, ya que en temporada baja muchos puntos de interés están cerrados, aunque era puente y había muchísimos visitantes 🙁

Hay otra pequeña ruta de tres horas y media (circular) que sale del Parking del castillo, la PR-HU 105, y te lleva al pico de Puchiloibro (1.596 m.) que nos quedamos con ganas de hacer porque desde la cima puedes ver los Pirineos, la Hoya de Huesca, la Depresión del Ebro, Zaragoza y si hay buena visibilidad, hasta el Moncayo. Os recordamos que las rutas PR están señalizadas con pintura amarilla y blanca.

Las horas que eran tocaba comer si o si. En la cafetería del centro de visitantes servían comida rápida, pero estando en Aragón, ¿quien quiere comer eso?

Dónde comer en Loarre

En el propio centro de visitantes nos informaron sobre estos cuatro sitios:

  • Bar la Pola: En Loarre, en la Plaza Miguel Moya (la principal). Bocadillos y raciones.
  • Camping: En la carretera de subida al castillo. Menú de entrantes fijos y luego carne a la brasa. También raciones y bocadillos.
  • Restaurante O Caminero: En la entrada de Loarre, casi a pie de carretera. Menú elaborado y raciones y bocadillos.
  • Hospederia de Loarre: También en la plaza Miguel Moya. Cocina internacional.

Por cercanía, el camping era nuestra mejor opción. El menú con pan, postre y bebidas sólo costaba 18 €, y digo sólo porque las raciones eran abundantes.

Tampoco teníamos tanta hambre, así que comimos dos bocadillos de lomo con pimientos a la brasa que nos quitaron el sentido por 11,20 € (botella de litro y medio de agua incluida) y de mas fácil digestión.

Donde dormir en Loarre

Con las pilas bajamos por fin a nuestro alojamiento, la Hospedería de Loarre. Habíamos avisado de que llegaríamos cuando acabásemos la visita al Castillo, pero ¡¡no pensábamos que íbamos a tardar tanto!!

Hospedería de Loarre

Este edificio de estilo renacentista aragonés del s. XVI se construyó como Casa Consistorial y desde 1998 es Hospedería. Los pilares que sostienen el dintel de madera provienen del castillo y los arcos de la ultima planta son comunes en el renacimiento del alto Aragón.

Ya eran las cuatro, y la recepción estaba vacía porque estaban ocupados con las comidas, así que nos atendió la persona que está en la cafetería, que nos dio nuestra llave. La primera planta es el restaurante y la segunda contiene las doce habitaciones.

20141206_160617

Habitaciones correctas con ropa de cama y toallas bordadas, calefacción encendida día y noche, almohada incómoda, extractor del baño muy ruidoso y wifi sólo en zonas comunes.

Para aparcar en la plaza no hay mucho sitio, pero nos ofrecieron aparcar a la vuelta, detrás de la Hospedería (donde hay unas 4-5 plazas), de forma totalmente gratuita…muy cómodo 🙂

Aunque no lo veríamos hasta el día siguiente, aprovechamos para informaros del desayuno. La Hospedería será de 3 estrellas, pero el desayuno es de 4. Variedad y calidad: embutido, fruta, bollería del día, dulces de la zona, tres tipos de zumos, yogures, tortilla, kumato, aceite de oliva virgen extra…¡¡ay nuestra línea!!. Mejor mostrarlo que contarlo:

Desayuno

Todo riquísimo. El café es servido :caffe:

Tenéis otras opciones para alojaros con precios para todos los bolsillos, desde el ya mencionado camping, hasta casas rurales como El Callejón de Andresé (65 € habitación doble con desayuno) o Casas Santos y Tolta (desde 25 € PAX).

Una vez dejamos nuestro equipaje, nos lanzamos a conocer la villa de Loarre.

Que ver en Loarre

En la plaza donde está la Hospedería hay un cartel con un completo mapa de Loarre con los puntos de interés más importantes señalados.

Nosotros empezamos por la Iglesia pues vimos que aparecía marcado un punto de información turística. En realidad no hay oficina de turismo, pero tal vez en la propia iglesia te den información. Nos quedamos con las ganas, porque como os podéis imaginar la iglesia estaba cerrada. Eso sí, en cada punto de interés hay un cartel explicativo, así que sólo lamentamos no poder ver la Iglesia por dentro, no la falta de información.

Pinceladas de historia

La población actual surge al perder importancia defensiva el castillo. El terreno entre la muralla y el recinto fortificado no permitía al pueblo crecer más y entre esta ubicación y el castillo hay casi 5 grados de diferencia (en pleno invierno se nota), así que en lugar de derribar la muralla para ampliar la zona habitable, decidieron trasladar el pueblo.

Foto antigua de Loarre

Puntos de interés

Como hemos dicho, empezamos con la Iglesia de San Esteban (8): Del s. XVIII, conserva de la edificación original del s. XVI la torre gótica de chapitel octogonal. Más información aquí. Que sepáis que en verano hay visitas guiadas para ver la iglesia, ¡¡una pena que en invierno nadie se acuerde del turista!!, ¡¡luego querrán tener gente todo el año!! 😥

Iglesia de San Esteban

Seguimos hacia Casa Lacambra (7), que aunque muy reformada es uno de los edificios más antiguos de Loarre y conserva un arco apuntado del s. XVI. Siguiendo la calle del Barrio Verde llegamos de nuevo a la Plaza Miguel Moya, donde nace la calle fuente y donde se encuentra la Fuente de tres caños (2) del siglo XVI (no os ponemos foto porque con la cercanía de la navidad tenían un pesebre a medio montar que no permitía apreciar la fuente).

Seguimos luego por la Calle Sotanilla y Mayor dónde vemos portadas de arquitectura tracional y escudos heráldicos que nos recuerdan la nobleza histórica de la villa. Nos llamó la atención la Casa Pola (3) con sus pilastras con capitel con guirnaldas y la Casa Lores(5), que conserva un escudo heráldico con una flor de Lys, una estrella, una mano con una varilla y un animal cuadrúpedo.

calles de Loarre

Nos alejamos hasta la zona donde está el Puente medieval (6), que llama la atención por su pequeño tamaño. Obviamente es peatonal, porque no cabría ni un smart en el. Junto al puente hay un cartel con varias rutas de senderismo, alguna de las cuales ya hemos comentado.

Caímos en la cuenta entonces que nos habíamos olvidado de ver la Cruz de Término (10), a la entrada del pueblo (s. XVI). En un lado se representa a la Virgen con el Niño y en el otro un crucifijo.

Cruz de término de Loarre

Estas cruces se colocaban a la entrada de las villas como muestra de piedad.

Visita nocturna al castillo de Loarre

Ya eran las cinco pasadas y empezaba a anochecer, así que volvimos al castillo para verlo a la luz del ocaso. Mientras esperábamos el atardecer y como hacía mucho frío, nos tomamos un café con leche en la cafetería del centro de visitantes (1,50 € cada uno). La verdad es que el café es bueno y te dan una pasta, que siempre se agradece 🙂

Una vez entrados en calor, era el momento de hacer fotos con la luz del atardecer, que siempre tienen un encanto muy especial. Hay que tener en cuenta que el castillo no está iluminado por la noche (¡¡Una auténtica pena!!) así que era imposible hacer fotos una vez se fuese la luz completamente.

Ya noche cerrada (es lo que tiene viajar en invierno), volvimos a la Hospedería para hacer por fin el Check in, ya que si tardábamos un poco mas empezarían con las cenas, y a este paso me veía haciendo el Check in el día que nos volvíamos 🙂 . Aprovechamos para avisar que cenaríamos en la Hospedería esa noche, y nos dijeron que las cenas empezaban a las ocho y media. Nos pareció bien, porque aunque no teníamos mucha hambre, teníamos mucho cansancio (más que por madrugar o por lo que habíamos hecho, por el viaje en sí)

Tras dejar los abrigos en la habitación (parecíamos esquimales) bajamos a recepción para conectarnos al wifi ver qué había pasado por el mundo y las visitas en el blog, que no hay que descuidar las obligaciones 🙂  Cuando nos dimos cuenta ya era la hora…¡¡a cenar!!

Loarre de Noche

Fuimos los primeros y menos mal, porque luego vino un montón de gente y se llenó. El restaurante tiene menú (20 € IVA, agua y vino incluido) y carta (entre 35-45 €). La cocina es tradicional pero elaborada (eso sí, sin fantasías), con ingredientes de temporada. Hay una opción más económica para los alojados (17 €), que es igual en calidad, pero con platos más reducidos en tamaño.

Nosotros cogimos el menú de 20 €. Yo tomé Ensalada de salmón y queso de cabra, “Rodajas” de pierna de cordero (no recuerdo el nombre “técnico”) y de postre brownie de chocolate blanco. José tomó Crujiente de FoieCarrillada de cerdo ibérico y de postre yogur de limoncello. Buenas cantidades, buena calidad y buen servicio a un precio correcto (en 2.010 fue uno de los 188 restaurantes españoles destacados con un Bib Gourmand Michelín, que recompensa la relación calidad precio de restaurantes de gastronomía regional).

Bib Gourmand MichelinCuando subimos a la habitación serian las 10 pasadas, así que nos dimos una ducha caliente y a descansar, que mañana nos esperaban …los Mallos.

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print