Museo Vasa, el Titanic sueco del s. XVII

Hundido durante su viaje inaugural hace cuatro siglos, en el Museo Vasa de Estocolmo podemos ver casi intacto el que fuera el mayor barco de guerra de su época. Descubre cómo la ambición de los hombres naufragó en los mares del destino en uno de los museos más visitados de toda Escandinavia. ¿Por qué se hundió el galeón Vasa?. ¿Pudo evitarse la catástrofe? 🤔.

Museo Vasa

Como dijo el poeta escocés Robert Burns «los mejores planes de hombres y ratones a menudo salen mal». El que iba a ser el galeón de guerra más poderoso de su época y orgullo de la armada sueca no se hundió por un iceberg, sino por una leve ráfaga de viento 😲. Un duro varapalo para los sueños del rey Gustavo II Adolfo de Suecia, que aspiraba a lograr la hegemonía sueca sobre el mar Báltico. La desgracia sueca de entonces fue la suerte de generaciones posteriores, que pueden disfrutar de un galeón del s. XVII casi intacto.

galeón en el Vasamuseet 2

La historia del galeón Vasa

En el s. XVI, Suecia llevaba años de conflictos con Polonia para aislarla del mar Báltico y que éste fuese un Mare Nostrum sueco. Aun así, el conflicto tenía raíces mucho más profundas que la búsqueda de un monopolio comercial. La guerra Sueco-Polaca también tenía carácter religioso, al enfrentar a protestantes y católicos. Además, tampoco hay que olvidar que el rey de Polonia fue rey de Suecia hasta finales del s. XVI, cuando fue depuesto por su propio tío.

Así estaban las cosas cuando la corona de Suecia fue heredada por el primo del rey polaco, Gustavo II Adolfo de Suecia, apodado «El Grande» y «El León del Norte». Para terminar el conflicto con su primo y lograr un férreo control sobre el mar Báltico decidió renovar su armada. La joya de la corona de esta nueva flota sería el galeón Wasen, o Vasa, en honor al elemento principal del escudo de su familia. El nombre Vasa se deriva del vocablo en sueco antiguo vasi, que se refiere a un manojo grande, también llamado gavilla.

escudo de la familia Vasa

Réplica de la talla del Vasa dónde aparece el escudo de la familia Vasa pintado con los que se cree eran los colores originales. Museo Vasa de Estocolmo

Sin duda estaba muy influido por su tío y predecesor Erico XIV de Suecia, que en el s. XVI ordenó construir el buque más poderoso de su era. Bautizado como «Mars» en honor al dios de la guerra Marte, también era llamado «Makalös» o «el Incomparable» en sueco. Esta claro que la dinastía Vasa tenía algún tipo de complejo con los barcos 😜. Curiosamente, «el Incomparable» terminó en el fondo del mar en su primera batalla.

Pero, ¿qué es un galeón?

El galeón es una embarcación típicamente española que buscaba aunar la capacidad de la carga de la nao con la maniobrabilidad de la carabela. Empezó a utilizarse en el s. XVI para explorar y comerciar con las Indias y posteriormente fue adoptada por el resto de naciones europeas. Pronto, se usó como base para los navíos de guerra de menor tamaño y en el s. XVII el término galeón se utilizaba exclusivamente para referirse a barcos militares.

El galeón era un barco que normalmente medía más de 40 metros de eslora (largo) y 10 de manga (ancho). Solían pesar menos de 500 toneladas y al igual que las galeras, su altura era elevada por la existencia de cubiertas y estructuras usadas como plataforma de tiro.

Vasamuseet 3

La construcción del Vasa

Para construir este titán de guerra se talaron mil robles en la provincia histórica de Sörmland. Luego se trasladaron a la península de Blasieholmen en Estocolmo, aunque por aquel entonces se llamaba Skeppsgården y estaba formada por dos islas. El constructor fue el holandés Henrik Hybertsson.

En esa época para construir un barco no se empleaban complejos cálculos matemáticos. Lo que se hacía era trabajar con proporciones en base a experiencias previas. De hecho, era habitual que cada barco fuese «de su padre y de su madre» 🤣, aunque cada vez más países intentaban adoptar sistemas de fabricación «en serie».

Una vez terminado el Vasa, zarpó del puerto de Estocolmo. Cuando no había navegado ni una milla náutica, un suave golpe de viento lo escoró, entrando agua por las troneras abiertas de los cañones. Con el barco además del orgullo del pueblo sueco se hundieron 30 marineros bajo la atónita mirada de miles de espectadores y varios dignatarios extranjeros.

diorama del Vasamuseet

Dos años de construcción y se hundió en unos pocos minutos

¿Por qué se hundió realmente el Vasa?

El Vasa es un caso de «Entre todos lo mataron y el sólo se murió» 😂. Bueno, el primero que se murió fue el pobre del constructor, Henrik Hybertsson 😲, fallecido antes de poder terminar el barco. Por eso muchos aprovecharon para cargarle el muerto al difunto.

Una vez iniciada la construcción el rey exigió un puente extra de cañones y claro, nadie quería llevar la contraria al monarca. Para compensar el exceso de peso, se decidió lastrar el barco con 120 toneladas de piedras. Sin embargo, un Almirante ordenó cargar sólo la mitad del lastre porque las troneras inferiores quedaban demasiado cerca del agua. Pero la historia continúa, y antes de su viaje inaugural se probó la estabilidad del barco haciendo correr a treinta marineros de estribor a babor. El barco se escoró bastante, pero el Vicealmirante que vio la prueba ordenó zarpar diciendo «Si su Majestad estuviera en casa…». Aparentemente el Rey estaba muy impaciente por ver navegar a el Vasa y el Vicealmirante no quería contrariarlo.

Mascarón de proa Vasamuseet

mascarón de proa del Vasa

Pero quizás el elemento definitivo que provocó el hundimiento de este barco fueron dos monedas 😲. Desde hacía siglos se ponían dos monedas en la base del palo mayor de un barco para atraer la fortuna. Incluso hoy día tanto el armador como el astillero colocan una moneda cada uno bajo la quilla del barco. Pero en el Vasa no se halló ninguna. ¿Las retiraría una mano necesitada, o un traidor que quería atraer la desgracia sobre la flota real sueca? 🤔.

La recuperación y la creación del Museo Vasa, o Vasamuseet

Pocas décadas después y con métodos de buceo realmente rudimentarios se lograron rescatar 61 cañones del Vasa. La baja concentración de sal del Mar Báltico ayudó a la conservación del Vasa durante los siglos siguientes. Además, el Puerto de Estocolmo se usaba como basurero, y por eso el agua era muy pobre en oxigeno y no permitía la proliferación de la broma o teredo, un molusco que come madera.

Lo que no destruyó el mar casi lo destruye una ebanistería a principios del s. XX, pues pretendían usar la madera de los barcos hundidos para fabricar muebles 😲. Por suerte, su proyecto fue prohibido por las autoridades.

el Vasa camino del dique seco

Todavía quedaban más de cuatro décadas para ver esta imagen del Vasa camino del dique seco

Por fin, a mediados del siglo pasado, se inició el proyecto para rescatar el barco y el Vasa volvió a emerger a la superficie. Para evitar que el cambio de medio destrozase el navío durante diecisiete años fue rociado con polietileno glicol. Este producto ceroso penetra en la madera mezclándose con el agua y formando una especie de plástico. Durante la visita te darás cuenta que según esté iluminado, a veces da la sensación de que el Vasa es de corchopan 😂. Después de esto se dejó secar nueve años, colocaron 5.000 pernos de hierro para reforzar la estructura y a construir un museo para mostrar esta maravilla de hace casi cuatro siglos.

La visita al Vasamuseet, el Museo Vasa de Estocolmo

Originalmente se proyectó para acoger más de medio millón de visitantes anuales. Sin embargo, pronto vieron que los visitantes eran casi el doble y se decidió ampliarlo. Por suerte, en la ampliación tuvieron en cuenta que en Suecia hace mal tiempo y construyeron un espacio de recepción de visitantes para evitar hacer cola bajo la lluvia 😂.

exterior del Museo Vasa

Además, el exterior del Museo Vasa recuerda a la forma de un barco de tres mástiles

En el interior del museo tienes tienda, restaurante, aseos, taquillas. Vamos, todos los servicios que puedes esperar en un museo moderno. En el siguiente enlace encontrarás un mapa para ubicarte mejor. Eso sí, probablemente nada más entrar los ojos vayan directamente al espectacular galeón.

El Vasa

Todo lo que sabemos sobre galeones proviene de documentos históricos, modelos a escala conservados como exvotos en iglesias y catedrales, pinturas y algunos restos arqueológicos. El Vasa es el único galeón original existente en el mundo. Por ello, el conocimiento que proporciona sobre estas embarcaciones no tiene precio.

Aunque es diminuto comparado con los actuales cruceros, en su época era todo un coloso del mar. Medía un total de 69 metros de largo y 52 de alto. Para moverse disponía de tres palos que podían sostener hasta 10 velas. Su peso total era 1.200 toneladas. Por desgracia su elevado centro de gravedad lo hizo enormemente inestable.

galeón del Vasamuseet

Cuando se reflotó el Vasa no sólo se recuperó el barco. También se recuperaron cañones, maletas, recipientes para la comida, ropa, los cuerpos de los marineros ahogados… Todo ello ha proporcionado una información invaluable sobre los viajes en barco en el s. XVII y gran parte de los objetos se exhiben en el Museo Vasa. A continuación te detallamos las dos cosas que más nos llamaron la atención durante nuestra visita al museo, aunque por supuesto hay mucho más.

Dioramas y maqueta del Vasa

Hay dioramas tanto del hundimiento del barco cómo de su rescate siglos después. Una de las piezas más interesante es la maqueta a escala del Vasa situada en el nivel de entrada. Además, se ha pintado después de una minuciosa investigación para recrear los colores que posiblemente tenía el barco ¡¡y el resultado es espectacular!! También hay un modelo con un corte transversal en el nivel cinco que nos permite apreciar cómo era la vida a bordo.

vida a bordo del galeón Vasa

Cara a cara

Este proyecto nos muestra reconstrucciones faciales de seis víctimas del hundimiento del Vasa. A través de los restos encontrados se han reconstruido rostros de hace casi cuatro siglos para que podamos apreciar mejor quienes eran los tripulantes anónimos del Vasa.

Consejos prácticos para visitar el Museo Vasa

Reserva tu entrada con antelación para acceder más rápido. De mayo a septiembre se forman grandes colas que son menores por las tardes. En temporada baja sólo hay colas en fin de semana y durante las vacaciones escolares.

Calcula un mínimo de 1 hora para la visita. Nosotros fuimos bastante rápido y aun así se nos fue casi hora y media.

Visita al Museo

Lleva una chaquetilla para no pasar frío. Para conservar un barco con tantos siglos de historia la temperatura ambiental en el museo permanece alrededor de los 18-20 grados.

Los animales no están permitidos, salvo perros guía.

No se permiten mochilas o bolsos grandes. Los bolsos y mochilas pequeños puedes dejarlos en las taquillas.

Hay Wi-Fi gratuito.

Hay audioguía gratuita. Puedes descargarla en tu móvil en varios idiomas. Te dejamos un enlace dónde puedes descargar la audioguía en español.

El Museo Vasa es baby friendly 😜. Hay cambiadores para bebes en los baños para discapacitados junto al mostrador de información, en el hall de entrada, en el tercer piso y en el restaurante.

Cómo llegar al Museo Vasa de Estocolmo

El Museo Vasa se encuentra en la isla de Djurgården, en Galärvarvsvägen 14. Está a unos 25 minutos andando del centro de Estocolmo. Como a nosotros nos hizo un día fantástico, fuimos caminando. Ir en bicicleta también es una buena opción y tardarás unos 10 minutos.

Si hace mal día o te alojas lejos puedes coger la línea 7 de Tranvía hasta la parada Nordiska museet/Vasamuseet. El autobús 67 también tiene una parada Nordiska museet/Vasamuseet. Si tomas el autobús 69 o el 76 la parada más cercana es Djurgårdsbron. En metro la estación más próxima es Karlaplan, a 10 minutos andando del Museo Vasa.

Horarios y precios del Museo Vasa de Estocolmo

El museo abre todos los días de 10 a 17. Sólo cierra el 24 y el 25 de diciembre. El 31 de diciembre sólo abre de 10 a 15. la entrada al Museo Vasa cuesta 170 SEK o coronas suecas. Al cambio son unos 17 €. En el siguiente enlace puedes adquirir tus entradas. Te podemos asegurar que merece cada euro que cuesta. Aunque nosotros somos más de barcos vikingos y nos gustó más el Museo Vikingo de Roskilde (Dinamarca) o el Museo de Barcos Vikingos en Oslo (Noruega), el Vasa es realmente impresionante. Los menores de 18 años entran completamente gratis. ¡¡Eso si que es potenciar la cultura!!

Ya sabes todo lo necesario para visitar el Museo Vasa en Estocolmo ¿A qué estás esperando para quedarte con la boca abierta como nosotros? ¡¡Hasta pronto!!

mapa y mochila en el Museo Vasa

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de Privacidad.

Información sobre protección de datos

  • Responsable: mapaymochila blog de viajes
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: mapaymochila@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.