Que ver en Alcántara, tierra de Santos y Caballeros

sEl puente romano más alto del mundo es tan impresionante, que en el s XII el geógrafo musulmán Al-Idrisi dijo que era una de las maravillas del mundo. Por eso la visigoda Oliba pasó a llamarse desde entonces Al Qantarat, que quiere decir “el Puente”. Hay muchas otras cosas que ver en Alcántara, pero su población todavía mira su puente con orgullo. Construido hace casi dos milenios, “durará mientras dure el mundo”

Que ver en Alcántara

… o eso hizo grabar su constructor Cayo Julio Lacer ¡que confianza! 🙂  . Eso sí, después de ver esta esbelta maravilla sobre el río Tajo no nos extraña 🙂  . Aun así, debía ser muy modesto, pues decidió “esconder” su obra maestra. Aunque no lo creáis, el puente no se ve hasta que faltan pocos metros para atravesarlo 😯

Pinceladas de Historia

Pero la historia de la villa extremeña de Alcántara no empezó con Roma, sino hace más de seis milenios. Así lo atestigua su amplio conjunto de dólmenes o el conocido Menhir del Cabezo, uno de los más altos de España.

Menhir del Cabezo

Lusitanos y celtas habitaron estas tierras hasta la ocupación romana, que duraría tres siglos. Aunque no construyeron ninguna ciudad, nos dejarían el Puente de Alcántara para la posteridad. Su creación surgió de la necesidad de unir Norba Caesarina (Cáceres) con el oeste peninsular atravesando el cauce del río Tajo. Poco sabemos de la etapa visigoda, salvo que establecieron un pequeño asentamiento cerca del puente, hasta la llegada de los árabes en el s. VIII.

Curiosidades de la Historia: El Puente de la Espada

Alcántara tiene su propia Excálibur… o tenía. Según se cuenta, el último rey godo, Don Rodrigo, llegó a Alcántara huyendo de sus enemigos. Allí acabaron con el, siendo trasladado su cadáver a Viseu, y colgada su espada en el arco más alto del puente.

El rey Don Rodrigo arengando a sus tropas en la batalla de Guadalete (Museo del Prado)

El rey Don Rodrigo arengando a sus tropas en la batalla de Guadalete (Museo del Prado)

Verdad o mentira, los árabes lo llamaban “Qantarat As-Saif” o Puente de la Espada. Además, los cronistas árabes mencionaban una espada de metal o latón embutida en uno de los sillares que al tirar de ella salía medio metro, pero era imposible sacarla, y cuando se soltaba, volvía a su sitio original 😯  ¿Dónde esta hoy la espada del Puente de Alcántara?

Alcántara fue una importante ciudad fronteriza hasta su conquista en el s. XIII. Su defensa fue asignada a la Orden de Calatrava, pero estos renunciaron por estar muy lejos de su sede. Otorgada entonces a la recién creada Orden de San Julián del Pereiro, estos establecieron su sede en la villa, y cambiarían su nombre a Orden de Alcántara.

Ordenes Militares Españolas

De izquierda a derecha, caballeros de las Órdenes de Montesa, Calatrava, Santiago y Alcántara

En el s. XVII perdería su importancia estratégica. En el s. XIX, la ocupación francesa y la expropiación de las propiedades de la Orden por parte del Estado, supondría el declive de Alcántara. La villa resurgiría tímidamente con la creación del Embalse de Alcántara en el s. XX, un prodigio de la ingeniería moderna que contrasta enormemente con el cercano Puente de Alcántara.

Embalse de Alcantara

Para que podáis seguir mejor nuestros pasos, os dejamos este mapa de Alcántara y sus monumentos.

Día 1 – Llegamos a Alcántara y visitamos su famoso Puente

A pesar del tráfico, en tres horas y media llegamos a Alcántara desde Madrid. Al girar la última curva vimos el impresionante puente romano y quedamos maravillados.

Después de la obligada parada en el puente, dejamos las maletas en nuestro alojamiento, la Hospedería del Convento de San Bartolomé. Ya que nos habíamos pegado un capricho, decidimos relajarnos un rato en su piscina. Recuperadas las fuerzas, cogimos el coche para visitar el Rincón de los Engendros. En esta exposición al aire libre encontramos obras del escultor local Fernando Tostado. Aunque casi tomado por las hierbas, destacan enormemente las coloridas figuras del artista realizadas con materiales reciclados.

Rincón de los Engendros de Alcántara

Seguimos nuestro camino parando en el Templo romano de Alcántara, realizado por el mismo arquitecto que el puente. Con las luces del largo atardecer de junio, lo cruzamos para ver la Torre del Oro 😯  . Ya sabemos que la Torre del Oro está en Sevilla, pero Alcántara tiene una propia, la fortificación del s. XVII situada en el extremo norte del puente. Nos hubiese encantado ver el puente de noche, pero estábamos muy cansados y al día siguiente teníamos muchas cosas que ver en Alcántara.

Puente de Alcántara al atardecer

Día 2 – Navegamos por el Embalse y descubrimos qué ver en Alcántara

Nos dirigimos al embarcadero para disfrutar de un mini-crucero por cortesía de Barco del Tajo. Fue enormemente entretenido, porque mezclaban explicaciones de historia y del entorno natural con mini-concursos con piruletas de premio 🙂  . Además de poder degustar productos de la región tuvimos de premio ver buitres leonados. Una pena que nos tocase ir con “las Chicas de Oro” que preferían hablar y hacerse selfies en lugar de atender a las explicaciones 🙁  .

 

Navegamos por el Embalse de Alcántara

Love, exciting and new … Come Aboard. We’re expecting you

Después de descubrir mas del entorno, su flora y su fauna, tocaba centrarse en conocer Alcántara. Dejamos el coche en la Plaza de Portugal y nos adentramos en la villa por el Arco de la Concepción. La primera parada era la casa matriz de la Orden de Alcántara, la Conventual de San Benito. Es parte de la Ruta de Isabel la Católica, ya que fue quien aprobó su construcción y se visita con guía.

Conventual de San Benito

Ábsides de estilo románico de la inconclusa iglesia de San Benito. El central es poligonal y presenta un escudo imperial.

Alcántara esta llena de antiguas casas nobiliarias, y nuestros pasos nos llevaron a la Casa de los Arias de Quintanadueñas (s. XVI). Hoy día alberga el Centro de Interpretación del Parque Natural Tajo Internacional. Además de mostrarnos el área didáctica de la planta superior, nos dieron información sobre el parque, la flora, fauna y las rutas que lo recorren.

A la salida, nos dirigimos hacia el mirador situado al lado del convento de las Comendadoras de Sancti Spiritus, hoy abandonado. De camino vimos la moderna escultura del Patrón de Extremadura y consejero se Santa teresa, San Pedro de Alcántara.

San Pedro de Alcántara

Que ver en Alcántara. Iglesias, palacios y los restos del Barrio Judío.

Comemos y nos dirigimos hacia la Oficina de Turismo ¡¡Gracias Ana por lo bien que nos atendiste!! Nos acompañó al centro, para abrirnos la Iglesia Parroquial de Santa María de Almocóvar. En su interior se conservan muchos restos procedentes de la desamortización de la Conventual de San Benito, así como la pila bautismal donde se bautizó San Pedro de Alcántara.

Nuestra siguiente parada es la Iglesia dedicada al ilustre Santo, edificada dónde antiguamente estuvo su casa natal. Seguimos el recorrido por las calles de Alcántara, finalizando nuestra visita en la Plaza de la Corredera. Allí admiramos los restos del Palacio de los Roco-Campofrío y la curiosa estructura y chimeneas del Palacio de los Topete Escobar.

Palacio de los Topete Escobar

Ya por nuestra cuenta, nos adentramos por el arco de la Calle Balconcito hacia la Antigua Judería. Pocos elementos quedan que recuerden el pasado de este barrio, aunque inclinadas calles conservan cierto encanto.

Antigua Judería de Alcántara

Antes de que se hiciese más tarde, decidimos dirigirnos al mirador del Balcón del Mundo. De camino, fuimos divisando como el Tajo se adentraba hacia tierras portuguesas. En menos de media hora andando habíamos llegado, y nos sentamos un poco a disfrutar de las bellas vistas del Puente de Alcántara. Cansados, volvemos a nuestro alojamiento para cenar y coger fuerzas para ver Alcántara de noche.

Día 3 – Visitamos el Parque Natural del Tajo Internacional

El último día lo dedicamos a la naturaleza. Iniciamos nuestra ruta en la parte baja del Puente de Alcántara, admirando su parte más antigua. Después cruzamos al otro lado para caminar por la ribera del Tajo. El río da nombre a un Parque Natural sin fronteras, repartido a partes iguales entre España y Portugal. Como queríamos hacer más cosas, sólo caminamos una hora, para disfrutar un rato de la naturaleza.

Rio Tajo

De vuelta, cogimos nuestro coche para ir al mirador del Embalse. Después de admirar tamaña obra de ingeniería, fuimos a la mal llamada “piscina natural” de La Cantera. Decimos esto porque en realidad es un lago artificial, y porque su principal característica es su valor ornitológico. Ya sabéis lo que nos gustan las “piedras viejas”, así que no podíamos irnos sin ver el Menhir del Cabezo.

Con nuestro viaje de más de seis milenios a los primeros asentamientos de la zona nos despedimos de Alcántara y también de vosotros ¡¡Hasta pronto!!

Hasta pronto Alcántara

Dónde dormir en Alcántara

Nosotros nos dimos un pequeño lujo y nos alojamos en la Hospedería del Convento de San Bartolomé (****). La zona antigua tiene encanto, pero no así sus habitaciones. Recomendamos alojarse en la zona nueva. Precio medio 75 € la habitación doble.turismo,

Hospedería Conventual de Alcántara

El edificio también se utilizó como fábrica de harinas, y todavía conserva la maquinaria de ese período.

Por supuesto, tenéis un abanico de opciones para todos los bolsillos, desde económicos camping pasando por hoteles o casas rurales.

Dónde comer en Alcántara

Nosotros cenamos dos noches en nuestro alojamiento. La calidad es buena y el precio correcto (menú 15 €). Uno de los días comimos en el Restaurante Gundín. Comimos en la parte de arriba y estuvimos bastante tranquilos. Es un local “de toda la vida” con comida local casera. El precio es bueno (menú 9 €), la calidad buena, y la atención del Sr. Juan excepcional. Hasta nos amenizó los postres mostrándonos un libro con fotos antiguas de Alcántara 🙂

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print