Medina Azahara, la ciudad brillante de Córdoba

Durante mil años, Medina Azahara, la ciudad palacio soñada por el califa Abd al-Rahman III durmió recostada en las faldas del Monte de la Novia. Utilizada como cantera, su origen cayó en el olvido. Incluso la confundieron con la colonia fundada por el cónsul romano Marco Claudio Marcelo, llamándola “Córdoba la Vieja“. En los últimos cien años se ha redescubierto su historia y la “ciudad brillante” resplandece nuevamente con su reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad.

Medina Azahara en Córdoba

Cual Versalles medieval, la joya del Califato Omeya de Córdoba fue diseñada para abrumar a los embajadores que visitaban la corte y rivalizar con las grandes capitales orientales. Ahora, mil años después, los restos de Madinat al-Zahra (Medina Azahara) todavía impresionan a sus visitantes.

Fue construida en las últimas estribaciones de Sierra Morena, justo donde la montaña penetra en el valle del Guadalquivir. Gracias a ello, Medina Azahara fue proyectada siguiendo un sistema de terrazas. Desde la zona alta, reservada al Califa y a los altos dignatarios se dominaban todos los alrededores. Por su parte, la zona baja era la ciudad propiamente dicha.

Os dejamos un vídeo del canal oficial del Conjunto Arqueológico de Medina Azahara en Córdoba para que podáis haceros una idea de la riqueza de la ciudad palaciega.

Pinceladas de Historia

A principios del s. X, Abd al-Rahmán  III (o Abderramán III) heredó un emirato debilitado y decadente, subordinado al califato de Damasco y cuyo poder se limitaba a los arrabales de Córdoba. Sorprendentemente, en menos de 30 años se proclamó califa, convirtiendo a Córdoba en el centro de un poderoso imperio.

Según los cronistas, Córdoba alcanzó el millón de habitantes y tenía más de 1.600 mezquitas. Hasta esa fecha, sólo la antigua ciudad de Roma y Chang’an, la capital de China (la actual Xi’an) habían alcanzado tal población.

La efímera ciudad brillante

El imperio necesitaba un centro de poder acorde a su importancia. Por eso, en el apogeo de su califato, Abd al-Rahman III proyectó la fastuosa ciudad palacio de Madinat al-Zahra. En menos de una década, su sueño se había hecho realidad, y la corte se trasladó a Medina Azahara.

La civilización del califato de Córdoba en tiempos de Abd-al-Rahman III

El califato y la propia ciudad sobrevivirían pocas décadas a su creador. Así, menos de ochenta años después de su construcción, Medina Azahara fue destruida y saqueada por los bereberes. Durante los siglos siguientes, sus restos serían utilizados como cantera y la esplendorosa ciudad cayó en el olvido.

La leyenda de Madinat al-Zahra

Más de cien años después de su caída, los cronistas árabes engrandecieron la leyenda de la ciudad brillante. Se cuenta que, en el harén de Abd al-Rahman III, vivía una hermosa concubina apodada “la resplandeciente” o la “Flor de Azahar” (al-Zahra). Loco de amor por ella, el califa construyó y dio nombre a la ciudad en su honor.

Pero la concubina estaba triste, pues añoraba las nieves de su tierra natal. Por ese motivo, el califa hizo plantar almendros en la ladera de la montaña. Así, durante los meses de enero a marzo, sus blancas flores parecerían un manto de nieve. Por eso, la ladera dónde se encuentra Medina Azahara se llama Chabdál al-Arus o Monte de la Novia.

noches árabes de John Frederick Lewis

En el s. XIV, una versión de esta historia, protagonizada por el rey Motamid de Sevilla y su amada Romaiquía aparecería en la obra El conde Lucanor.

De Córdoba la Vieja a Medina Azahara

El tiempo trajo el olvido. En el s. XVI, un monje cordobés descubrió la ciudad. Sin embargo, la identificó con la “Corduva” romana, y se la empezó a llamar “Córdoba la Vieja“. Nadie reparó en que habitualmente aparecían restos romanos en Cordoba, pero no así en Córdoba la Vieja.

En el s. XVIII ya no había dudas sobre el origen árabe de la ciudad, pero todavía deberían transcurrir 100 años más hasta que las ruinas de Córdoba la Vieja fuesen identificadas como las de la ciudad palatina de Abd al-Rahman III.

A inicios del s. XX se inician los primeros trabajos arqueológicos. Después de un siglo de investigación, y aunque sólo hay excavado un 10% de la ciudad, el yacimiento nos permite adivinar parte del esplendor de Medina Azahara. Además, si os fijáis bien os será fácil descubrir los cambios de criterio en la reconstrucción arqueológica. Antes, se reconstruía sin más. Ahora es obligatorio poder distinguir a simple vista lo reconstruido de lo original. Es más, no se reconstruye a menos que sea necesario para entender los restos, como por ejemplo ante fragmentos de un arco.

ruinas de la ciudad palatina de Medina Azahara

La visita a Medina Azahara

Lo más habitual es iniciar la visita en el Museo de Medina Azahara y luego recorrer el Yacimiento arqueológico, bien por libre o con una visita guiada.

El recinto amurallado de la ciudad brillante ocupa algo más de cien hectáreas, casi tan grande como la actual Córdoba. Para que organicéis vuestra ruta y no os perdáis, os dejamos un mapa de Madinat al-Zahra.

El Museo de Medina Azahara

Este Centro de Interpretación de la ciudad califal se inauguró en 2009 y es el cuarto enclave más visitado de Córdoba. En su interior nos muestra la historia de Medina Azahara. También se exhiben algunas de las piezas más bellas del yacimiento. Un complemento perfecto para la visita de la ciudad palacio. Os dejamos este mapa del museo de Madinat al-Zahra para orientaros mejor.

cierva de Medina Azahara

La cervatilla de Medina Azahara, en el Museo Nacional de Madrid

Puerta norte

Esta puerta de acceso en recodo era el acceso principal desde la ciudad de Córdoba. A través del llamado Camino de los Nogales llegaban a Medina Azahara los suministros y recursos necesarios para su mantenimiento. Estaba defendida por una torre y un reducido grupo de guardias.

Puerta norte de Medina Azahara en recodo

A la izquierda de la puerta norte una rampa desciende hacia el conjunto basilical superior. A la derecha podemos encontrar dos edificios denominados viviendas superiores.

Viviendas superiores

Estos dos edificios tenían sus estancias distribuidas en torno a grandes patios centrales de planta cuadrada. Para abastecerse de agua contaban con pilas de mármol rectangulares en el centro de los patios.

viviendas superiores de Medina Azahara

La vivienda más cercana a la puerta norte tiene un acabado más austero, alcobas, una cocina y una estancia para procesar alimentos. Por eso se cree que se utilizaba como zona de servicio de la otra vivienda. En la vivienda “residencial” se han encontrado restos de una letrina privada, un lujo que nos da una idea de la importancia de sus habitantes.

Cuerpo de Guardia

Cerca de las viviendas superiores está la zona desde la cual se vigilaba la entrada a las viviendas nobles de la zona sur de la ciudad. A lo largo del tiempo, este espacio sufrió numerosas transformaciones, como la edificación de vivienda de servicio o la construcción de una galería superior.

Caballerizas

En este espacio se alojaban hasta tres docenas de monturas. Sobre el mismo se cree que había un pajar y contaba con una pequeña sala en pendiente y con desagües para airear y limpiar las caballerizas. Por su pequeño tamaño, se cree que en estas caballerizas estaban las monturas utilizadas por los visires y altos funcionarios.

Casa de Ya’far

A esta lujosa vivienda se accede por una bellísima portada de tres arcos de herradura labrados.

Casa de Ya'far en Medina Azahara

El interior está organizado en torno a varios patios. Se divide en tres ámbitos, el de servicio al norte, el  público al sur y uno privado al este. En el ámbito privado destaca la pila de mármol del patio. Un corredor separa esta gran vivienda de las viviendas de servicio.

Y por si os lo estabais preguntando, no… aquí no vivía el malo de Aladdin 😄. Era la residencia de Ya’far ibn Abd al-Rahman, el visir (o primer ministro) que dirigió las obras del pabellón central de Medina Azahara y la ampliación de la Mezquita de Córdoba.

Viviendas de servicio

En ellas estaba el personal que atendía a los nobles residentes en las viviendas del sur. Su elemento más destacable es un horno de cocina de ladrillo rojo de forma semiesférica.

Vivienda de la alberca

Al oeste de la casa de Ya’far encontramos otra gran residencia de un alto cargo de la corte de califa. Su entrada está compuesta igualmente por tres arcos de herradura labrados. En este caso las estancias se organizan alrededor de un jardín central.

Casa de la Alberca por Ana Rey

Foto por: Ana Rey Licencia: CC BY-SA 2.0.

Patio de los pilares

Es uno de los conjuntos arquitectónicos más importantes de Medina Azahara… y no tenemos ni idea de cual era su función 😂. No en serio, ni nosotros ni nadie sabe a ciencia cierta para que se usaba. Por su localización en la zona noble y su distribución en grandes estancias, se cree que era un lugar de reunión.

Recibe su nombre de su organización alrededor de un gran patio con pilares cuadrados. Las estancias se abren en todos sus lados, excepto en el sur. Al noroeste hay un pequeño patio que antecede a unas letrinas.

En el lado noreste hay una escalera debajo de la cual hay un pasadizo que comunica la estancia más al este con las habitaciones privadas de Abd al-Rahman III.

Conjunto del edificio basilical superior

Este conjunto pertenece al sector administrativo y consta de una serie de habitaciones y patios en torno a un gran salón de cinco naves. Su nombre proviene precisamente de la distribución de la planta de este gran salón, con decoración austera, aunque conserva su pavimento de ladrillo original. Como en el caso anterior, se desconoce su funcionalidad. Se cree que era la sede de algún órgano de la administración califal, quizás la Dar al-Yund, o Casa del Ejército.

Edificio Basilical Superior

Al oeste hay estancias de servicio y al este una vivienda anexa de algún funcionario de alto rango organizada alrededor de un patio. En el sur hay un amplio jardín, aunque originalmente era solamente un gran patio.

Gran Pórtico y calle en rampa

Este extenso pórtico era la entrada monumental del Alcázar. Por tanto era un símbolo del poder califal. Cuando era recibido un embajador, debía acceder por aquí, subiendo por la calle en rampa flanqueada de guardias hacia el Edificio Basilical Superior…¡¡toda una exhibición de poderío económico y militar!! Y nosotros que nos pensamos que el postureo es algo del s XIX. Fijaros como toda esta monumentalidad tiene en su parte trasera una única puerta de reducidas dimensiones 😂.

Gran Pórtico de Medina Azahara

Ha llovido bastante desde que recorrimos la ciudad palatina de Medina Azahara

El amplio espacio delante de la puerta haría las funciones de una Plaza de Armas, donde se organizarían desfiles militares presididos por el califa.

Con el tiempo, se cerraron cuatro de los quince arcos del gran pórtico para instalar habitaciones y una letrina para su uso por el cuerpo de guardia.

Mezquita aljama

Fue uno de los primeros edificios construidos en Medina Azahara. Era la mezquita principal de la ciudad palatina y en ella el propio califa o su representante quien dirigía la Yumu’ah (la oración del viernes).

El edificio esta exento al recinto principal del Alcázar y obviamente está orientado hacia la Meca. Tiene un patio porticado y una sala de oración de cinco naves separadas por arquerías. Curiosamente, el alminar ubicado junto a la puerta norte de acceso al patio, tiene planta interior octogonal y exterior cuadrada.

Mezquita Aljama de Medina Azahara

La maqsura, o zona reservada para el califa, estaba pavimentada con losas de barro, y está unida directamente al Alcázar por un pasadizo llamado sābāt.

Viviendas frente a la mezquita

Situadas frente a la mezquita, probablemente eran utilizadas por el personal destinado a su servicio o bien como casas de limosna (Dar al-sadaka).

Salón de Abd al-Rahman III

Este majestuoso salón estaba destinado a las recepciones políticas y a celebraciones religiosas. El edificio tiene planta basilical con tres naves separadas por arquerías y una exuberante decoración en piedra. Por esto último se le llama también Salón Rico.

Detalle de la decoración del Salón de Abd al-Rahman III

En las recepciones, el califa se situaba en un estrado en la cabecera central, justo dónde las naves están rematadas con arcos ciegos. Le seguirían los altos funcionarios, situados según su importancia en la jerarquía califal.

El salón de Abd al-Rahman III es el núcleo principal del conjunto integrado por el Jardín Alto, el Pabellón Central rodeados por cuatro albercas, y una serie de ricas estancias con un baño unipersonal. Todo el conjunto fue concebido de forma unitaria, para destacar y engrandecer el poder y figura del califa. Se supone que el califa pasaba buena parte del día en las estancias situadas en el lado este del salón.

Anexos al Salón de Abd al-Rahman III

Jardín Alto

Este gran Jardín de Crucero se extiende a los pies del Salón de Abd al-Rahman III. Está organizado en cuatro parterres, que eran regados mediante un sistema de acequias.

Jardin Alto de Medina Azahara

Pabellón Central y albercas

A día de hoy nada se conserva del pabellón central. Estaba rodeado de cuatro albercas, con función no sólo decorativa, sino que también se utilizaban para regar los jardines.

Jardín Bajo

Cuando nosotros visitamos Medina Azahara este jardín todavía estaba siendo excavado. Está a varios metros bajo el Jardín Alto, adyacente a su muro este.

Dar al-Mulk o Casa real

Una de las joyas recientemente excavadas es la Casa Real, la residencia privada del califa Abd al-Rahman III. Situada en el lugar más elevado del alcázar, desde allí el califa podía observar la maravillosa ciudad palacio de Medina Azahara. A pesar de los saqueos, la decoración de las estancias todavía es muy rica. Incluso los pavimentos están decorados, con motivos geométricos a base de incrustaciones de piedra caliza.

Datos y consejos prácticos para visitar Medina Azahara

Localización

El Conjunto Arqueológico de Madinat al-Zahra está a 8 kilómetros al oeste de Córdoba. Lo primero que os encontraréis es el Museo de Medina Azahara, a unos dos kilómetros de la ciudad palacio. Cada 20 minutos sale un autobús lanzadera que conecta el Museo con Medina Azahara. El precio de este autobús es 2,50 € (1,50 € para niños de 5 a 12 años).

Como llegar a Medina Azahara
Autobús turístico

Desde la Avenida del Alcázar de Córdoba sale un autobús turístico, al lado del propio Alcázar de los Reyes Cristianos. La ida y vuelta cuesta 9 € (4,25 € niños de 5 a 12 años) e incluye el autobús lanzadera. Sale a las 11:00 de martes a sábado. En verano también sale por la tarde a las 16:30. Los sábados y domingos de todo el año también sale a las 10:00.

Es imprescindible reservar el autobús el día antes a la visita en el Centro de Recepción de Visitantes de Turismo de Córdoba (IMTUR). Abre todos los días de 9:00 a 19:00.

Importante: Si vas y vuelves en el autobús sólo tendrás dos horas y media para ver el recinto.

Transporte propio

Si vas en coche, debes dejarlo en el parking del Museo de Medina Azahara. Saliendo de Córdoba, coge la A-431 dirección Palma del Río. Pronto encontrarás una glorieta con un cartel que indica Madinat al-Zahra por la carretera CO-3314.

Entrada

Se puede recorrer Medina Azahara por libre o contratar una visita guiada. Nosotros, al igual que para visitar Numancia u otros yacimientos arqueológicos, recomendamos contratar esta última.

Acceder a Medina Azahara es gratuito para todos los ciudadanos de la Unión Europea. Para el resto de visitantes cuesta 1,50 €.

Visitas guiadas

Hay visitas guiadas en inglés y español de martes a domingo a las 10:30. Duran 2 horas y salen desde el parking del Museo de Medina Azahara. Cuestan 18 € (9 € para niños entre 5 y 12 años) e incluyen el bus lanzadera. Hay otra modalidad de 3 horas que sale desde Córdoba y dura 3 horas. Empieza a las 10:15 e incluye también el transporte de ida y vuelta Córdoba-Medina Azahara. El coste de esta modalidad es 26 € (13 € para niños entre 5 y 12 años).

mapaymochila en Medina Azahara

En su día, nosotros hicimos la visita guiada a Medina Azahara

Para los más sibaritas tienes visitas privadas de 4 horas de duración. La visita no incluye ni el transporte hasta el Museo, ni el bus lanzadera. Hay guías en Español, Inglés, Francés, Alemán, Italiano y Japonés y el importe son 208 € (263 € sábados y festivos) para grupos de hasta 30 personas.

Horarios

Como es habitual en el sector turístico, Medina Azahara cierra lunes y festivos nacionales. Los domingos y el resto de festivos abren de 9:00 a 15:00. De 1 de julio a 15 de septiembre también tiene ese horario de martes a sábado (normal con “la calor” 😅). De enero a marzo y del 15 de septiembre al 30 de diciembre cierra a las 18:00 y de abril a junio a las 21:00.

Recomendaciones

Lleva siempre calzado y ropa cómoda, porque Medina Azahara es un yacimiento al aire libre. Nosotros lo visitamos en marzo, y nos cayó una chupa de agua considerable 🌧️. En verano en Córdoba os podéis imaginar… ni se os ocurra visitarlo sin agua, crema y gafas de sol. También es recomendable una gorra o un paraguas para protegerse del astro rey. ¡Hasta pronto!

El Gran Pórtico de entrada a Medina Azahara

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print