Cucugnan y su molino de viento

En una llanura a los pies del Monte Tauch y dominada por un antiguo molino señorial se encuentra la bella población de Cucugnan, en el departamento francés de Aude. Este encantador pueblo rodeado de viñedos y repleto de edificios antiguos bien merece un alto en el camino para disfrutar de su naturaleza, de su historia… ¡¡y del pan artesanal fabricado en su molino de viento de 300 años de antiguedad!! 😜 ¿Nos acompañas?

Cucugnan

Para llegar a la llanura dónde se encuentra Cucugnan debemos atravesar el puerto de montaña llamado Grau de Maury, en el macizo de Corbieres. Este puerto marca el límite entre los departamentos de Aude y Pirineos Orientales, y antiguamente estaba protegido por el Castillo de Queribus. Después de visitar Queribus y antes de continuar nuestra ruta por el País Cátaro en dirección a otro de los «cinco hijos de Carcasona», el Castillo de Peyrepertuse, dedicamos unas horas para conocer este tranquilo y maravilloso pueblo.

Pinceladas de la historia de Cucugnan

El pueblo de Cucugnan existe desde hace más de mil años. A partir del s. XII alrededor del castillo señorial situado en lo alto del pueblo actual se fue desarrollando una aldea fortificada. En el s. XIII, el señor de Cucugnan fue uno de los nobles del Languedoc que se rebelaron contra el poder real durante la Cruzada Albigense. Al igual que el Castillo de Queribus, en el s. XV la población medieval fue destruida por las fuerzas españolas.

vista de Cucugnan

Leerás en algunos sitios que Cucugnan es un pueblo medieval, pero en realidad de la Cucugnan medieval sólo quedan vestigios

Reconstruido en el s. XVI, el nuevo pueblo también sería fortificado, pues el conflicto por el Rosellón entre Francia y España no finalizaría hasta el s. XVII en virtud del Tratado de los Pirineos. El mayor desarrollo de Cucugnan llegaría en el s. XIX gracias al cultivo de la vid, aunque hoy día el turismo es la principal fuente de ingresos de sus poco más de cien habitantes.

Que ver en Cucugnan

A la entrada del pueblo hay un parking para turistas. Cucugnan es pequeño y tiene pocos habitantes, así que con sus coches circulando por su casco antiguo hay más que suficiente 😉. ¡¡Ojo no te confundas!! Hay otros dos parkings cerca de la puerta de acceso al casco histórico, pero son privados. Una vez dejes tu vehículo, recomendamos empezar la visita directamente por el punto más alto de la población y luego ir bajando de regreso al parking. Te dejamos un sencillo mapa de Cucugnan para poder orientarte mejor.

Molino de viento D’Omer

En la parte más alta de Cucugnan se alza desde hace más de tres siglos un molino de viento, edificado sobre el pico rocoso sobre tres eras. Este mudo testigo nos recuerda una época en la que el trigo y no la vid era el cultivo más importante para el pueblo. Fue propiedad del Señor de Cucugnan hasta la Revolución Francesa, cayendo en desuso pocas décadas después.

Molino de viento D'Omer

Rehabilitado a principios de este siglo, todavía conserva su viga principal de roble con más de dos siglos de antigüedad. El techo es giratorio y así las aspas se pueden orientar según la dirección del viento. Se puede reservar una visita guiada para ver el molino D’Omer en el teléfono +33 0468335503.

Hoy día, al pie del molino se encuentra una panadería con horno propio que además son quienes organizan las visitas guiadas. En esta «boulangerie» de Cucugnan venden dulces, galletas, harina y por supuesto pan. Nosotros compramos una hogaza de pan del horno del molino… ¡¡pero casi no llega al coche de lo bueno que estaba 😂!!. Ojo que el precio es de más de 6 € el kilo, pero sin duda es un capricho maravilloso 😋.

boulangerie de Cucugnan

Castrum

Por encima del molino D’omer están los restos del castrum que dio origen a Cucugnan. De este antiguo castillo medieval sólo queda algún muro, restos de un aljibe y marcas del recinto original. La visita es libre.

Castrum de Cucugnan

Restos del castrum

Iglesia de Saint Jullien y St. Basillisse

Mencionada por primera vez en el s. XIV, curiosamente la iglesia de Cucugnan está dedicada a dos mártires orientales. Por ello se cree que ya existía aquí un templo o ermita en época carolingia, mucho antes de que se construyese el castrum de Cucugnan alrededor del s. X.

Hasta el s. XIX la iglesia estuvo situada en el castrum, expuesta al viento y al mal tiempo. Debido a su deterioro terminó siendo un peligro para los feligreses que acudían a misa y se decidió reconstruirla en su ubicación actual usando las mismas piedras de la construcción original. Según la tradición oral, enfrente de esta nueva ubicación estuvo situada la casa del señor de Cucugnan.

La iglesia es neogótica, con una sola nave en tres tramos y coro poligonal. En el exterior destaca el campanario, que es el original. En el sencillo y sobrio interior se encuentran varias tallas del s. XVII, entre ellas la de Santa Águeda, patrona de Cucugnan. Sin embargo, la más importante es una talla en madera policromada dorada de una virgen embarazada. ¿Y qué tiene de especial? Estas estatuas son muy raras pues fueron prohibidas en el s. XVI por el Concilio de Trento. Siguiendo la temática de esta talla, en el interior de la iglesia también hay una pequeña exposición sobre «Les Vierges en France» (Las Vírgenes en Francia).

Iglesia de Saint Jullien y St. Basillisse

El cura de Cucugnan

Esta leyenda nos habla del padre Martín. Preocupado porque todos los domingos nadie acudía a misa decidió soltar un sermón. En él, relató un sueño imaginario en el cual había ido a buscar a los habitantes de Cucugnan al Cielo, al Purgatorio y al Infierno, hallándolos en este último lugar. Sus palabras metieron tanto miedo en el cuerpo de los «cucugnanais» que a lo largo de la semana siguiente todos los habitantes del pueblo se confesaron y desde entonces son famosas sus virtudes cristianas.

Varios autores han transcrito esta historia perteneciente a la tradición oral occitana. El más célebre fue Alphonse Daudet, que la recogió en su obra «Les Lettres de Mon Moulin» (1869).

El cura de Cucugnan

Ilustración realizada en el s. XIX por Félix Hilaire Buhot para «Les Lettres de Mon Moulin»

Teatro Achille Mir

En el s. XIX Achille Mir reescribió la leyenda del cura de Cucugnan en lengua provenzal utilizando el verso. En su honor se ha bautizado este espacio audiovisual en el que durante quince años se representó una adaptación de esta singular historia. Actualmente se emiten dos proyecciones en francés. Las claves de Quéribus es un documental de 21 minutos sobre la historia y la arquitectura del Castillo de Quéribus. El sermón del cura de Cucugnan es una película de animación de 17 minutos que recrea fielmente el texto de Alphones Daudet. La entrada para las dos proyecciones cuesta 5 €. El horario en temporada baja suele ser de 1:30 a 4:30 y en temporada alta (abril-octubre) de 10:30 a 12:30 y de 14:00 a 19:00.

Las calles de Cucugnan y los restos de fortifificaciones

Aunque la población es muy pequeña, es una delicia pasear por sus estrechas calles y descubrir sus pequeños rincones. Por supuesto, también encontrarás algunos vestigios de sus antiguas fortificaciones, como los restos de un arco del s. XV cerca de la zona del aparcamiento turístico.

Ya sabes todo lo necesario para disfrutar de Cucugnan. Nuestra parada fue breve, en torno a una hora. A pesar de ello, pudimos descubrir este encantador pueblo y comprar una hogaza de pan para comer antes de visitar Duilhac-sous-Peyrepertuse, a los pies del Castillo de Peyrepertuse. ¡¡Hasta pronto!!

Molino de viento D'Omer en Cucugnan

Como dice nuestro hijo… ¡¡ñam, ñam!

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

6 comentarios

  • Luz E.

    ¡Vosotros sí que sabéis cómo enganchar al lector! Nada más leer lo del pan del molino no he podido evitar quedarme a conocer la historia de esta aldea francesa de Cucugnan. Me ha encantado, estos lugares con historia donde se vive de forma tranquila merecen un alto en el camino, definitivamente. Lo tendremos en cuenta si visitamos esta zona de Aude en Francia. Saludo.

    • Si al final todos somos facilones y se nos conquista por el estómago . Cucugnan es un sitio genial y tranquilo y quizás cuando volvamos hasta nos alojemos allí o cerca para explorar mejor esa zona. ¡¡Gracias por comentar!!

  • Kris

    Los pueblos de la región de Aude son de lo más pintorescos. Y este con su molino en activo no es menos. A mi el tema pan me parece de lo más llamativo, primero, porque me encanta, y segundo porque mi madre tiene espíritu de panadera y nos hacen unos panes que ya quisieran muchas panaderías. Viendo el trabajo que da un pan artesanal, la verdad es que 6 € el kilo no me parece tan caro. Además del tema molino, me ha encantado el ingenio de ese cura mentirosillo, buena idea contar ese sueño para convencer a los feligreses de pasar por el confesionario y acudir a misa 🙂

    • No es que el pan nos parezca caro, es que en España nos hemos acostumbrado al pan barato y malo . En cuanto al cura de Cucugnan lo que tenía que tener es muchísima labia, porque incluso a día de hoy sus habitantes tienen fama de ser muy religiosos. ¡¡Gracias por comentar!!

  • Rubén

    Muy interesante la historia de este pueblo y qué decir de sus vistas. Me habéis dejado con ganas de probar esa hogaza de pan que no llegó al coche jaja debía de estar riquísima. Los franceses en eso son unos verdaderos artistas. Anoto el número para visitar el molino cuando me acerque por la zona, me parece una visita muy entretenida. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de Privacidad.

Información sobre protección de datos

  • Responsable: mapaymochila blog de viajes
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: mapaymochila@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.