Beti Jai, el frontón decimonónico de Madrid

Hubo una época en la que la pelota vasca fue el deporte rey en Madrid y el frontón Beti Jai es heredero de la misma. A pesar de décadas de abandono, este templo de la pelota vasca recuperó hace pocos años parte de su decimonónico esplendor. Aunque los pelotaris ya no pisan su cancha y los espectadores no llenan sus gradas, sus puertas todavía nos trasladan a la época en la que Madrid se convirtió en la capital del frontón. Descubre con nosotros el frontón más grande del mundo.

Frontón Beti Jai

¿Piensas que exageramos?. El frontón más grande de España es el Frontón Bizkaia, situado como no podría ser de otra forma en Bilbao 😜. Es un frontón corto con cancha de 38 metros y un aforo de 3.000 espectadores. El frontón con la cancha más larga del mundo es el Frontón México en Ciudad de México. Tiene capacidad para «sólo» 2.000 espectadores pero su cancha mide 62 metros 😲. Sin embargo, el frontón Beti Jai tenía capacidad para 4.000 espectadores y su cancha mide ¡¡67 metros!!. Además, a día de hoy es el frontón más antiguo de España y el frontón urbano más antiguo del mundo. Los hubo más grandes y más antiguos, pero por desgracia nada queda de ellos.

Pinceladas de historia del frontón Beti Jai

Parece mentira, pero a finales del s. XIX en Madrid había más de 20 frontones. El Beti Jai se encontraba entre los cinco más grandes de la capital. Esto nos da una idea de la importancia de este deporte en un Madrid que por aquel entonces contaba sólo con medio millón de habitantes.

fronton Beti Jai en 1900

Imagen del Beti Jai en 1900, del libro Memoria visual de Madrid

Esplendor y declive del deporte de pelota vasca en Madrid

La «culpable» de este auge de la pelota vasca en Madrid fue la reina regente María Cristina de Habsburgo-Lorena. Durante sus veraneos en San Sebastián descubrió este deporte y pronto hizo furor en toda la corte. Su popularidad se extendió rápidamente a las clases más modestas y esta fama hizo habituales las apuestas en los eventos. Finalmente el gran número de frontones existentes y las propias apuestas provocarían el ocaso de la pelota vasca en Madrid. Las sospechas de fraude llevaron a la prohibición de las apuestas, y al descenso de su público.

Inaugurado en 1894, el Frontón Beti Jai fue uno de los últimos frontones de grandes dimensiones en ser construido en Madrid. Su promotor fue el empresario donostiarra José Arana, considerado el «padre» de la Semana Grande de San Sebastián. Precisamente en esa ciudad había inaugurado un año antes otro frontón también llamado Beti Jai, que quiere decir «siempre fiesta» en euskera. El diseño del Beti Jai madrileño es de Joaquín Rucoba, también autor entre otras obras de la Casa Consistorial y el Teatro Arriaga de Bilbao.

detalle de la fachada exterior

Sello de la sociedad Arana, Unibaso y Cía sobre la fachada del Beti-Jai

Las múltiples vicisitudes del Frontón Beti Jai

Breve fue la vida del Frontón Beti Jai de Madrid y a principios del s. XX se usó para exhibiciones hípicas y cómo Centro de Ensayos de Aeronáutica por el ingeniero Leonardo Torres Quevedo. Escuela militar y espacio para mítines políticos fueron otros de los variopintos usos que tuvo el Frontón Beti Jai. Finalmente, en 1919, en su cancha resonó por última vez el ruido de las pelotas y las voces de los pelotaris.

Durante la Guerra Civil se transformó en comisaría y cárcel, para luego ser utilizado como lugar de ensayo de bandas musicales falangistas. Acabada la Guerra pasó a ser fábrica de escayolas, y con el tiempo sus gradas serían tapiadas para transformarlas en oficinas. En 1977 se empezaron a oír las primeras voces, sobre todo del Colegio de Arquitectos de Madrid, solicitando la conservación del Frontón Beti Jai. De poco sirvieron, puesto que fue transformado en un taller de automóviles, aumentando su degradación.

restauracion

El resurgimiento del Frontón Beti Jai

Mientras tanto, cerraba el Frontón Madrid, el último en activo de la capital, siendo transformado en un hotel. Con esto, desaparecía todo rastro de la popularidad del juego de pelota en Madrid. A finales de siglo hubo un intento de devolver su antigua gloria al Beti Jai y celebrar de nuevo acontecimientos deportivos. Sin embargo, el proyecto de la sociedad Frontón Jai Alai nunca llegó a realizarse.

A punto estuvo de correr la misma suerte que el Frontón Madrid y transformarse en un hotel de lujo. Sin embargo, desde 1977 ya contaba con la categoría de Monumento nacional y no se permitió su descatalogación. Un incendio que provocó la muerte del vigilante del frontón precipitó la creación de la Plataforma Salvemos el Frontón Beti-Jai. Gracias a sus presiones, finalmente el Beti Jai, fue expropiado por el Ayuntamiento de Madrid y declarado Bien de Interés Cultural por la Comunidad. Ahora, gracias a una minuciosa restauración, después de un siglo ha recuperado parte de su antiguo esplendor.

graderío del frontón

Dónde se encuentra el Frontón Beti Jai

Parece sorprendente, pero el templo de la pelota vasca está en Chamberí, el distrito más castizo de Madrid 😜. Encima no se encuentra en un barrio cualquiera, sino en Almagro, el barrio más «cool». Sabiendo esto, parece increíble que haya sobrevivido más de 100 años sin ser presa de la especulación inmobiliaria. El Frontón Beti Jai se encuentra en la Calle del Marqués de Riscal, 7. Que no te pase como a nosotros, porque vimos el número 9, el 5 ¡¡y ni rastro del 7!! 😲. Todas las entradas de ese número están tapiadas, y se entra por el garaje del antiguo taller. Increíble que una fea puerta de color marrón de acceso a un lugar tan maravilloso.

Características del Frontón Beti Jai

Fachada

Para seguir la estética de los edificios cercanos se eligió un estilo clásico de inspiración francesa. El proyecto original incluía una fachada de tres alturas, pero finalmente problemas presupuestarios hicieron que sólo tuviese dos. Tiene siete balcones y unas grandes puertas, hoy día cegadas, que daban acceso al vestíbulo principal dónde se adquirían las entradas. Actualmente esta fachada luce perfectamente restaurada, sobresaliendo como antaño el nombre «Beti Jai» en lo alto.

fachada exterior

Paseo del Café y fachada lateral

El garaje existente en el lateral occidental del edificio era en tiempos el llamado Paseo del Café. El nombre es debido a que precisamente por allí se deambulaba para ir desde las gradas a la cafetería. Hoy día es un pasillo amplio al aire libre pero que apenas nos permite admirar la maravillosa fachada lateral neomudejar. Aquí el ladrillo es el protagonista, formando arcos de herradura y decoraciones con forma de diamante de sencilla belleza. La fachada es curva, quizá para asemejarse a las cestas de las utilizadas en la modalidad cesta punta de la pelota vasca.

Esta fachada sustenta las gradas y los dos cuerpos traseros dónde se encontraban el restaurante, la cafetería y las escaleras de acceso.

paramento exterior neomudejar

Las gradas

Sin duda uno de los elementos más sobresalientes de todo el edificio y que apenas se ve durante la visita. Aunque es una pena, obviamente hay motivos. El principal de que las gradas son curvas para garantizar la visibilidad del terreno de juego a todos los espectadores. Por eso, la pequeña barandilla convierte su visita en un peligro. Para conseguir esta curvatura se utilizaron vigas de hierro curvadas, una solución arquitectónica puntera en la época. Las gradas no formaban asientos, sino que había sillas para los espectadores.

gradas del frontón Beti Jai

El graderío consta de cuatro pisos, con forma semielíptica. La cubierta de las gradas es de madera, como la original. Por suerte se desestimaron los proyectos de restauración que incluían una cubierta acristalada.

Desgraciadamente, la restauración supuso la pérdida de los restos de pinturas originales que adornaban los techos de las gradas. Por suerte, están documentadas y se intentarán recuperar en la última fase de la restauración. Las barandillas de forjado de los balcones si son originales, aunque han perdido algunos apliques. Cuando se tapió el graderío, quedaron dentro de los muros.

detalle del forjado de las gradas

La fachada interior

Consta de tres plantas al estar por debajo del nivel de la calle, y está realizada en estilo neomudéjar. El color blando de los ornamentos de escayola y piedra artificial de gran belleza contrasta con el rojo del ladrillo. Como curiosidad, durante la restauración se encontró el molde de la decoración del arco de herradura central y por eso hoy día luce como antaño.

La cancha de juego

El espacio de juego es llamado frontón y consta de la pared frontal, o frontis, la pared izquierda, la pared trasera o rebote y el suelo que es la cancha propiamente dicha. La longitud del frontón va desde los 30 metros hasta más de 54 según la modalidad de juego. Con sus 67 metros de largo, sus 29 de ancho y sus 11 de alto el Frontón Beti Jai está dentro de la categoría de los Jai Alai, que viene a significar «fiesta alegre». Las especialidades jugadas en estos frontones son cesta punta, remonte y pala larga, es decir, aquellas en las que los pelotaris no usan sus manos, sino instrumentos para lanzar la pelota.

cancha y fachada interior del frontón Beti Jai

Las dimensiones del espacio de juego del Beti Jai estaban pensadas para garantizar la seguridad del espectador. Además, su altura permitía evitar muchas faltas en el desarrollo del juego. En la parte superior de la pared izquierda estaba el marcador ¡¡eléctrico!! 😲. Pues sí, el templo de la pelota vasca tenía un moderno marcador eléctrico perfectamente visible desde todas las localidades. ¡¡Todo un alarde de progreso!!. A pesar de su modernidad, al finalizar el partido un operario debía subir y reiniciarlo para ponerlo a cero 😂.

marcador electrónico

La visita al Frontón Beti Jai

Sólo se puede acceder al Beti Jai reservando una visita guiada dentro del Programa Pasea Madrid. Son gratuitas y duran media hora. Se reserva online y la plataforma requiere registro previo, así que lo mejor es primero registrarse en la web oficial y luego reservar tus entradas. Durante la visita entrarás por el garaje que da acceso al Paseo del Café para luego ver la cancha. Para nuestro gusto la visita es muy corta y no muestra muchos otros puntos de interés del Beti Jai. Estaría bien cobrar un precio simbólico y extender la visita al menos un cuarto de hora o media hora más. Como complemento de la visita te recomendamos el cercano Museo del Romanticismo de Madrid, para sumergirte completamente en la cultura y la sociedad del s. XIX madrileño.

Ya sabes todo lo necesario para conocer el templo de la pelota vasca en Madrid, el Frontón Beti Jai. ¿A qué esperas para descubrirlo? ¡¡Hasta pronto!!

mapaymochila en el Frontón Beti Jai

Gracias a nuestra amiga Laura por informarnos de que nuevamente se abría el plazo para conseguir entradas.

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

6 comentarios

  • viajardespeina

    Me ha encantado vuestro post chicos porque es algo que quiero visitar hace tiempo pero no acababa de ubicarme del todo, así que ya con la información creo que aprovecharé visita al museo del romanticismo y hacemos todo del tirón.

  • Menuda historia curiosa…Cuando vi alguna foto en redes sociales del frontón Beti Jai me quedé con ganas de saber más así que este post me ha venido genial para entender cómo había llegado la pelota vasca a ser popular en Madrid.
    Las visitas guiadas si están bien documentadas me gustan pero yo también suelo necesitar más tiempo porque me gusta mucho quedarme con mil detalles y más en un lugar así 🙂
    Cuántas vidas ha tenido y qué cantidad de historias guardará. Menos mal que fue declarado BIC. Anotado para una futura visita a Madrid, ¡algún día!
    Gracias por la buena información, así da gusto leer un post 🙂

    • Si tienes curiosidad, puedes buscar imágenes de cuando era un taller mecánico. Se te quedarán los ojos como platos . Gran parte del mérito de su declaración cómo BIC es de la Plataforma Salvemos el Frontón Beti-Jai. Si te dejas caer por Madrid nos tienes para lo que necesites. Un fuerte abrazo.

  • No sabéis la ilusión que me ha hecho leer vuestro post y ver las fotos. Yo descubrí este lugar hace unos años, leyendo una novela cuyo título es «Talión». En sus páginas aparecía es frontón Beti-Jai y me llamó tanto la atención que me puse como enloquecida a buscar información. En esa búsqueda vi muchas foto antiguas y leí algunas de las cosas que contáis en vuestro post. Pero entonces, el frontón estaba en obras. Me fui olvidando de él, y cuando hace unas semanas me enteré de la posibilidad de visitarlo, intenté conseguir un hueco en esas visitas guiadas, pero nada, no hubo suerte. Igual en un futurp (espero que no muy lejano) vuelvan a ofrecer estas visitar y pueda disfrutar de este bello lugar (lo han dejado maravilloso) como habéis hecho vosotros. Un abrazo.

    • Puedes estar tranquila porque al menos de momento cada cierto tiempo se seguirán ofertando visitas de forma ininterrumpida. Eso sí, hay que estar a la que salta porque como puedes imaginar «vuelan». A ver si la siguiente vez que abran el cupo puedes visitar el frontón Beti-Jai, seguro que no te decepcionará. ¡¡Gracias por comentar!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de Privacidad.

Información sobre protección de datos

  • Responsable: mapaymochila blog de viajes
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: mapaymochila@gmail.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.