Qué hacer en Budapest en 7 días

Mucha gente visita Budapest en 3 días o como parte de un circuito por las “Ciudades Imperiales” que incluye Viena y Praga. Qué pasa, ¿acaso Toledo, Cusco, Marrakech o Beijing no son ciudades imperiales? 🙂  . Además, hay mucho que hacer en Budapest como para dedicarle sólo tres días. Por eso, acompáñanos a descubrir qué visitar en Budapest“la perla del Danubio” y una de las Ciudades Imperiales Centroeuropeas.

Que hacer en Budapest

Para nosotros estar una semana en Budapest fue pura casualidad. Habíamos marcado la capital de Hungría como un “destino menor” dentro de los viajes del año, y queríamos dedicarle 3 o 4 días.

Cerámica de Margit Kovács en la calle Régiposta

Sin embargo, temas laborales lo convirtieron en el único viaje del año, así que ampliamos los días de estancia. Siguiendo nuestra política de ver menos, pero verlo bien, en lugar de tres días en Budapest pasamos una semana. Sólo podemos concluir que fue todo un acierto, que nos permitió descubrir a fondo esta maravillosa ciudad 🙂  .

Vista panorámica de Pest

Las Ciudades Imperiales Centrouropeas

Normalmente veremos “Turismo en las Ciudades Imperiales: Praga, Viena y Budapest”. ¡¡error!! Como bien dicen las comparaciones son odiosas, y una vez visto Praga… Lo explicaré con un símil dulzón: Praga es una deliciosa tarta y Budapest es un apetecible cupcake. Si te comes un trozo de tarta, estarás empachado de dulce y luego el cupcake ni lo saboreas ni lo disfrutas igual. De Viena no hablo de momento porque está en nuestra lista de pendientes.

Escultura en el Castillo de Budapest

Nuestro consejo es visitar las Ciudades Imperiales de forma independiente. Si no tienes más remedio que visitar las tres, empieza por Budapest. Varias personas con las que he hablado opinan lo mismo. Es más, algunas incluso me han comentado que Budapest les parecía una ciudad gris y no les gustó nada ¡¡pero si es maravillosa!!

Parlamento de Budapest desde Buda

Que hacer en Budapest una semana

Pues puedes ver y hacer un montón de cosas. Simplemente recorriendo los bares ruina de Budapest te puedes tirar un mes 🙂  .

Entrada al bar ruina Ellátó Kert & Taqueria

Además de unos consejos para preparar tu viaje a la Perla del Danubio, te damos pinceladas de la historia de Budapest para que aprecies mejor todo lo que vas a ver. Eso sí, prepárate porque algunos nombres te van a costar 🙂

Día 1 – Llegamos a Budapest

Después de un vuelo sin retrasos y de coger un tren de la época soviética, llegamos a la ciudad a media tarde. Dejamos nuestras cosas en el hotel, e iniciamos nuestro recorrido por Budapest. Nuestros pasos nos llevan a descubrir el Budapest del siglo pasado. Vemos los edificios gemelos, que en su día albergaron respectivamente una cafetería y un casino y las Galerías París.

Galerías París

Después, dirigimos nuestros pasos hacia el Mercado Central de Budapest y el Szbadság Híd (Puente de la Libertad). De allí, subimos recorriendo Váci Utca para llegar a Erzsébet tér, la Plaza de Isabel, con su gran noria.

Noria de Erzsébet tér

Nuestra siguiente parada fue la Pastelería Gerbaud, la más famosa de Hungría ¡¡pero no tomamos nada!! 🙂  Como en muchas otras ciudades, también hacemos una parada en la tienda Hard Rock. Terminamos el día cenando de forma improvisada y viendo atardecer en el Danubio.

Atardecer en el Danubio

Día 2 – El Barrio Judío y la Gran Sinagoga de Budapest

Recorremos el Barrio Judío rememorando su trágica historia. Visitamos las sinagogas de la calle Rumbach y de la de la calle Kazinczy. Finalmente llegamos a la Gran Sinagoga de la Calle Dohány, la segunda más grande del mundo.

Sinagoga de la Calle Dohány

Visitamos luego el Budapest decimonónico paseando por la Avenida Andrássy y deteniéndonos para descubrir el interior del edificio de la Ópera. Llegamos a la Hösök tér, o Plaza de los Heroes. De allí nos dirigimos al Parque de la Ciudad, para ver el Castillo Vajdahunyad, la Capilla Jak y el Balneario Termal Széchenyi.

Balneario Termal Széchenyi

El día invita a pasear disfrutando de la belleza de Budapest, así que vamos andando hacia la cafetería con más clase de la ciudad, el Café New York.

Cafe Nueva York en Budapest

Desde de tomar un café entre tanto lujo, cambiamos de registro visitando el bar ruina Szimpla Kert. Terminamos cenando allí antes de recorrer el barrio judío disfrutando de su encanto nocturno.

Día 3 – Las estatuas del Danubio

Estatua de la princesita (Duende del Danubio)

Subimos por la ribera del río, con estatuas tan encantadoras como “La princesita” y tan conmovedoras como “Los zapatos en el Paseo del Danubio”.  Llegamos al Parlamento para ver el cambio de guardia y visitamos este bello y majestuoso edificio.

Parlamento de Budapest

Comemos antes de nuestra siguiente parada, la Estación Budapest-Nyugati construida por la compañía Eiffel. De allí nos dirigimos a Szabadság tér, la Plaza de la Libertad, para ver sus edificos Art Nouveau. Bajamos por la Calle Oktober hacia Szent István-Bazilika, la Basílica de San Esteban, y subimos a su torre.

Mirador Szent Istvan-Bazilika

Después de disfrutar de unas vistas maravillosas de Budapest, nos dirigimos a otro mirador. Cruzamos el Széchenyi Lánchíd, el famoso Puente de las Cadenas hacia Buda. Allí visitamos el Km 0 de Budapest y andamos por la orilla del Danubio hacia el jardín del castillo Várkert Bazár. Por fin llegamos a nuestro destino, el Monte Gellert. Las vistas hacen que la subida merezca la pena.

Mirador del Monte Gellert

Después de ver la Ciudadela de Budapest y la Estatua de la Libertad (si, si, también tienen una), bajamos andando para visitar el célebre Balneario Gellert.

Balneario Gellert

La tarde termina con la interesante visita a la Iglesia Rupestre de Budapest. Caminamos por la orilla del Danubio al atardecer pasando por los edificios de la Universidad. Nuestro destino es nuevamente un bar ruina, el A38. Después de cenar y tomar algo, volvemos caminando para ver la iluminación nocturna de Szbadság Híd, el Mercado Central y la calle Váci Utca.

Orilla del Danubio de Noche

Día 4 – El Puente de las Cadenas y el Bastión de los Pescadores

Cruzamos andando el famoso Széchenyi Lánchíd, o Puente de las Cadenas hacia Buda. Subimos al Bastión de los Pescadores y visitamos la Iglesia de Matias, la Iglesia de la Magdalena y el célebre Monumento a András Hadik.

Iglesia de Matias y monumento a Andras Hadik

 

Después de comer nos perdemos por el laberinto del Castillo de Buda. Este conjunto de pasadizos y cuevas fueron creados por la acción del agua sobre la roca calcárea de la colina del castillo. Una pena que a día de hoy esté cerrado, porque nos lo pasamos genial y hasta vimos ¡¡la tumba de Drácula!! 🙂

Laberinto de Budapest

Menos mal que logramos encontrar la salida 🙂

Atravesamos Disz tér, el corazón del Castillo de Budapest y terminamos la visita en el Palacio Real y su museo. Después de un día agotador, cenamos en Pest, en el bar ruina For Sale. Para relajarnos, disfrutamos de un maravilloso Crucero por el Danubio y realizamos una visita nocturna al histórico Balneario Rudas.

Balneario Rudas

Día 5 – Aquincum, los orígenes de Budapest

Hoy es el día para conocer los sitios más alejados del centro de la ciudad. A primera hora vamos el Gül Baba türbéjè, el sepulcro del poeta otomano del s. XVI Gül Baba. Situada en un punto elevado, ofrece también unas bellas vistas aéreas de la ciudad.

Tumba de Gül Baba

De allí nos dirigimos al distrito de Aquincum, dónde no sólo vimos el antiguo anfiteatro romano, sino que paseamos por las ruinas de esta ciudad del s. II. Ya sabéis lo que nos gustan las “piedras viejas”, así que la visita a los restos y al museo fue interesante.

Aquincum

Ya después de comer regresamos a la zona más céntrica para visitar Isla Margarita. El parque más grande de Budapest nos guardaba muchas sorpresas. No sólo descubrimos las ruinas del Convento de Santa Margarita que le da su nombre, sino que disfrutamos enormemente de pequeñas maravillas cómo su jardín japonés.

Jardín Japonés en Isla Margarita

Con todo, lo que más nos gustó fue el espectáculo de luz y música de la Zenélő szökőkút, la fuente que hay a la entrada del parque. Sin duda uno de los más entretenidos que hemos visto, sobre todo porque podías sentarse en el borde de la propia fuente con los pies metidos en el agua 🙂

Decidimos volver paseando a nuestro alojamiento para disfrutar de la belleza nocturna de Budapest. De noche, la ribera del Danubio tiene un aire melancólico y un encanto especial que nos dejó totalmente enamorados.

Día 6 – Sissi emperatriz

Cogemos el tren de cercanías hacia la residencia de verano de la célebre Sissi en la ciudad de Gödöllő. Cómo el tren tiene varias paradas allí, nos pasamos. No hay mal que por bien no venga, y vimos el hermoso parque Alsó, porque había que atravesarlo para llegar al palacete barroco del s. XVIII.

Palacio Gödöllő

Empleamos gran parte de la mañana en ver el Palacio y los Jardines, y recuperamos fuerzas tomando un aperitivo en la pastelería del Palacio.

Pasteleria del Palacio de Gödöllő

Así no se puede conservar la figura 🙂

De regreso en Budapest, cogimos un taxi hacia el Memento Park. En este museo al aire libre se conservan muchas de las estatuas de la etapa comunista de Hungría.

Memento Park

Regresamos al centro de Budapest para cenar ¡¡otra vez!! en un bar ruina, en este caso el Ellátó Kert & Taqueria. Después recorremos la ciudad de noche visitando la Ópera y Hösök tér. En uno de los últimos autobuses subimos al Bastión de los Pescadores para disfrutar de la iluminación nocturna de Budapest antes de volver a nuestro alojamiento.

Bastión de los Pescadores de noche

Día 7 – Nos despedimos de la Perla del Danubio

No queremos irnos, pero toca decir adiós a la bella ciudad de Budapest. Subimos nuevamente al Bastión de los Pescadores (que fijación 🙂  ) para disfrutar nuevamente de sus maravillosas vistas. Luego volvemos a Pest para comer algo en los puestos del Mercado Central y hacer algunas compras antes de coger nuestro avión de regreso a España.

Mercado Central de Budapest

Conclusiones y presupuesto de una semana para dos personas

  • Vuelos: Fuimos con Iberia y facturamos una maleta. Pagamos 431,50 €. Si si, fue un pastizal. Pagamos el pato de reservar con poco tiempo y de empeñarnos en volar a Budapest en lugar de a cualquier otro sitio. Si reserváis con el vuelo con al menos 10 semanas de antelación y no facturáis os podéis ahorrar alrededor de un 40%.
  • Seguro: Fue la primera vez que cogimos el seguro con IATI. Por suerte no hubo necesidad de comprobar su funcionamiento 🙂  . Precio: 37,81 €.
  • Alojamiento: El caprichazo de un hotel de 4 estrellas en todo el centro nos costó 468,01 € AD. Hay hostel céntricos desde 22 € por noche y hoteles muy correctos a partir de 45 € por noche.
  • Comida y bebida: Casi siempre comíamos a la carrera para luego cenar tranquilamente sentados. Incluyendo hasta la última cerveza que tomamos, en este apartado nos gastamos 190,29 €.

Comida en Budapest

  • Transporte: Nos movimos muchísimo usando principalmente el transporte público. Nos gastamos en total 41,64 €.
  • Visitas: Vimos de todo e hicimos de todo, y eso se paga. Aun así, Budapest no tiene atractivos turísticos caros. Nos gastamos 167,70 €, incluyendo nuestra noche en el Balneario Rudas.
  • Regalos: Nos dimos bastantes caprichos, así que volvimos con 95,72 € menos, muchos recuerdos más y bastantes cositas para nuestro hogar 🙂  .

Interior del Mercado Central de Budapest

En conclusión, nos gastamos 1.432,67 €. Budapest no es caro, ya que cómo podéis ver nuestros gastos principales fueron el vuelo y el alojamiento. Cogiendo el vuelo con tiempo y eligiendo un alojamiento céntrico y correcto, pero más modesto, la semana nos hubiese salido por unos 1.050 €.

Qué hacer tres días en Budapest

Vale, te hemos explicado qué hacer en una semana, pero ¿y si sólo tienes tres días? Budapest también es recomendable para una escapada, y en tres días conocerás lo suficiente para enamorarte de la ciudad. Una ruta de tres días en Budapest incluyendo los principales puntos de interés es la siguiente:

Día 1 – Llegada a Budapest

Dependiendo de la hora del vuelo quizás no tengas mucho tiempo libre. Visita el Mercado Central. Si puedes, recorre el Barrio Judío y visita la Gran Sinagoga. Si no dispones de mucho tiempo, pasea por Váci Utca y la Avenida Andrássy. Así te irás familiarizando con la ciudad.

Gran Sinagoga de Budapest

Día 2 – El Castillo de Budapest

Dedica gran parte de la mañana a recorrer el Castillo de Buda, la Iglesia de Matías y el Bastión de los Pescadores. Regresa a Pest por el Puente de las Cadenas para visitar la Basílica de San Esteban.

Si no la has visto todavía, sube la Avenida Andrássy para ver la Ópera y luego dirígete hacia el Parlamento.

Opera de Budapest

Día 3 – Naturaleza y aguas termales

Visita la Plaza de los Héroes y el Parque de la Ciudad con el Castillo de Vajdahunyad. Luego acércate al Balneario Széchenyi y si tienes tiempo, relájate antes de volver para coger las maletas e ir al aeropuerto. Para nosotros no es el más recomendable, pero en 3 días no te da tiempo a hacer un recorrido termal.

Vayáis 3 o 7 días, ya sabéis que hacer en Budapest. ¡¡Hasta pronto!!

Budapest y el Danubio

Compartir es maravilloso...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page