Comienza #mapaymoCHINA vuelo a Beijing

Nuestro último gran viaje comenzó con un vuelo a Beijing. La capital de China es uno de los principales puntos de partida para recorrer el gigante asiático. Nosotros estuvimos casi un mes por libre visitando China, Hong Kong y Macao. Para los dos este ha sido nuestro primer contacto con Asia, y nos ha sorprendido y fascinado. China no es sólo la Gran Muralla o los Guerreros de Xi’an, son templos, naturaleza, gastronomia… acompáñanos para descubrir cómo empezó todo.

vuelo a Beijing

Cómo llegar a Beijing, los vuelos de España a China

Beijing o Pekín como la conocemos en España se encuentra a 9.000 kilómetros y a unas 11 horas de distancia. Pocas compañías aéreas ofrecen vuelos directos a China y sus precios suelen ser prohibitivos excepto si reserváis con mucho tiempo. La mayoría de aerolíneas hacen escala en la capital del país del que son. Así, Air France realiza escala en París y KLM hace escala en Ámsterdam. Si hacéis una escala larga puede ser una buena oportunidad para visitar la ciudad 🙂  .

París y Ámsterdam

París y Ámsterdam son destinos geniales, tanto para una escala larga como para una visita

Reservando los vuelos con más de dos meses, os gastaréis a partir de 500 € por persona, dependiendo de las fechas. Salvo que encontréis una buena oferta, el vuelo a Beijing estará entre 600 € y 900 €. Curiosamente, volar desde Barcelona no es mucho más barato que volar desde Madrid. Sin embargo un vuelo a Shangai sí que suele costar menos que un vuelo a Beijing.

Como ya sabéis, gané un vuelo ida y vuelta a Hong Kong con Air France/KLM en la quedada de viajeros de minube en FITUR. Para optimizar nuestra ruta y no ver sólo Hong Kong, pedimos que el vuelo de ida fuese a Beijing y nos dijeron que sí ¡¡muchas gracias!! 🙂  . Nosotros conocemos ya Ámsterdam, y cogimos los vuelos con una escala corta de 3 horas, suficiente para no ir con agobios.

Con los pasaportes con su visado para China y las maletas preparadas salimos para el aeropuerto. Estábamos ansiosos por descubrir la fascinante cultura asiática, aunque algunas cosas acerca de cómo son los chinos preferiríamos no haberlas descubierto nunca 🙂  .

Celebración del año nuevo chino en Madrid

Lo que aprendimos en las celebraciones del Año Nuevo Chino en Madrid no nos preparó para lo que veríamos en China

Servicio de aparcamiento en el Aeropuerto

Para los que vivimos en el “más allá” (la periferia de Madrid) llegar al aeropuerto no es nada cómodo. No sólo tenemos que hacer varios trasbordos, sino que dependiendo de la hora del vuelo puede que ni tengamos transporte público. En cuanto a taxi o VTC (Uber o Cabify) el precio es prohibitivo (a partir de 45 € por trayecto). Por ese motivo, para nosotros la mejor opción es llevar nuestro coche y dejarlo en el aeropuerto. Eso sí, el Parking de AENA tampoco es barato, así que utilizamos servicios como Viparking. Para un mes de estancia, el precio es más barato que un taxi ida y vuelta. Además, en esta ocasión nos ofrecieron un descuento del 50%, así que más ahorro todavía 🙂  .

Estábamos de camino cuando nos llamaron para preguntar la hora aproximada a la que íbamos a llegar. Como no había tráfico, estábamos en la zona de salidas de la Terminal un poco antes de lo previsto. Estábamos ansiosos por dejar el coche y facturar, pero no tardó mucho en llegar la conductora, que nos recogió las llaves y nos dio el contrato de depósito. En general todo bastante bien, al igual que cuando utilizamos el servicio en nuestro viaje a Marrakech.

Viparking app

Ahora también tienen aplicación móvil, aunque todavía no la hemos probado

El Aeropuerto Adolfo Suarez Madrid-Barajas

Facturación

KLM tiene un servicio muy práctico en el propio aeropuerto para que tu mismo imprimas la tarjeta de embarque (en nuestro caso nos imprimió las de los dos vuelos). Pasas por un sensor el pasaporte y ya está, aunque te puede pasar como a José que no se lo cogió. Tampoco todo el mundo sabe usarlo bien, así que hay una señorita para ayudarte. Cuando llegamos a la pobre le faltaba una compañera porque no daba abasto ayudando a los pasajeros. Después nos pusimos en la cola de facturación. Al principio había un único mostrador, pero cuando nos iba a tocar pusieron otro.

maletas facturadas

Esa maleta amarilla de la parte de arriba era la nuestra 🙂

En KLM puedes llevar contigo 1 pieza de equipaje de mano y 1 accesorio pequeño como un portátil. Si facturas, la franquicia de equipaje son 23 kilos. Nuestras maletas pesaron 41 entre las dos ¡¡tenía 5 kilos para comprar cosas en China!! 🙂  . El chico de facturación era muy simpático, y nos dijo que nos había tocado salida de emergencia. Para ir en esos asientos tienes que saber inglés, pero tampoco hace falta ser Shakespeare, así que sin problemas.

salida de emergencia de un avión

Aunque hasta Ámsterdam es un vuelo corto, es una maravilla poder estirar las piernas

Acceso preferente

Nunca nos habíamos fijado, pero para pasar el control hay dos colas, una general y otra con el símbolo de discapacidad y niños. Como teníamos tiempo y algunos lectores nos preguntan por ello, nos acercamos para informarnos.

Según parece, ese acceso preferente es para familias y para Pasajeros con Movilidad Reducida (PMR). El personal nos dijo que PMR son exclusivamente pasajeros con problemas de movilidad, como gente con muletas, en silla de ruedas, ancianos o embarazadas. Les preguntamos si un pasajero con ceguera o sordera entraba en esa definición y nos dijeron que no.

Nos pareció un poco raro y José, como se lo lee todo, miró la normativa y alucinó. El Reglamento sobre los derechos de las personas con discapacidad en el transporte aéreo (Reglamento (CE) nº 1107/2006) dice que un PMR es “toda persona cuya movilidad para utilizar el transporte se halle reducida por motivos de discapacidad física (sensorial o locomotriz, permanente o temporal), discapacidad o deficiencia intelectual, o cualquier otra causa de discapacidad, o por la edad, y cuya situación requiera una atención adecuada”. Es decir, un pasajero con discapacidad sensorial, cognitiva o intelectual que afecte a su movilidad para utilizar el transporte también es un PMR. Es evidente la falta de mejor información en este campo 🙁  .

También nos parece curioso que una familia con un niño mayor y autosuficiente tenga la misma preferencia que una familia numerosa o familias con un bebe ¡¡vivir para ver!!

El Control de Seguridad

Cuando pasamos el escaner nos revisan las dos mochilas. La mía porque ven una funda cuyo contenido no sale en pantalla, y resulta ser la del router inalámbrico de Wifivox.  A José le detectan algo orgánico (unas manzanas y unos bocadillos) y cientos de cables y baterías. Claro, el de la cámara de fotos, el de la de video, los USB, etc. Nos dicen que teníamos que haberlo sacado todo, pero cómo solo te dicen que saques portátiles, iPads y tablets… Si lo piensas es curioso la referencia a una marca comercial porque un iPad es una tablet al fin y al cabo ¿Seria lógico decir saquen sus Canon y sus cámaras de fotos? 🙂

Wifibox

Acordaos de sacar todos los aparatos electrónicos del equipaje de mano para pasar el control de seguridad

A continuación nos hacen una prueba de explosivos. Por si os pasa como a nosotros, que nunca nos la habían hecho, os contamos como es. Te pasan una pequeña tira de papel por toda la mochila y luego la meten en una máquina. No fuimos los únicos a los que revisaron y se montó un atasco importante ¡¡por eso hay que llegar con tiempo al aeropuerto!!

Zona de Embarque

Nuestro vuelo a Beijing (pasando por Ámsterdam), salía de la zona E, la misma que la el vuelo del año pasado a el Perú. Como todavía teníamos tiempo, cotilleamos el tipo de cambio. El oficial era 7,85 Yuanes Chinos (RMB) por euro, pero en el aeropuerto nos daban ¡¡6,16 RMB por euro!! . Por algo decimos que nunca cambiéis en un aeropuerto ¡¡en este caso la “comisión” era más de un 20%!!

La espera se hace un poco pesada, pero aprovechando que había gente informando sobre tarjetas de crédito con millas para gastar en vuelos, contratamos un par. Sólo han pasado unos meses y ya nos sobra para un vuelo nacional ¡¡a ver si llegamos a un vuelo europeo!! Nosotros todo lo hacemos por viajar 🙂  Por fin anunciaron la puerta E75 para nuestro vuelo KL1702, ¡¡nos vamos hacia Ámsterdam!!

puerta de embarque

El vuelo a Ámsterdam con KLM

Como equipaje de mano sólo llevamos unas mochilas que se consideran accesorio pequeño, así que nos dan preferencia para subir al avión. El personal de vuelo es simpatiquísimo ¡¡hasta se colaron en un selfie!!

Ya os hemos contado que llevábamos comida porque el vuelo salía después de la hora de comer, pero durante el vuelo ¡¡nos sirvieron la comida!! Como habéis leído, en un vuelo de sólo tres horas y pasada la hora de la comida te dan de comer ¡¡un hito en la historia de la aviación moderna!! El menú era una ensalada de pasta, una bebida y agua. Luego tomamos su correspondiente postre con café o te y una mini-magdalena ¡¡mas mona ella!!

Café durante el vuelo

El Aeropuerto de Ámsterdam Schiphol

Llegamos ante de lo previsto a la capital de Holanda y seguimos los carteles y flechas “Transfer” para llegar a la zona de salida del vuelo a Beijing. A lo largo de los pasillos hay un montón de maquinas Self-service transfer para imprimir tu nueva tarjeta de embarque. Nosotros no lo sabíamos y nos arrojamos sobre las primeras que vimos (además, preferíamos reimprimirla por si las moscas). Luego había muchísimas más durante el recorrido. Las maquinas están en varios idiomas, incluido el español, pero para variar tampoco leyeron bien el pasaporte de José ¡¡vaya compañero de viaje de pacotilla que tengo!!

Self-service transfer machine

Pasamos el control de pasaportes y cuando llegamos a la puerta F04 vimos que sólo había pasado media hora desde que bajamos del avión. ¡¡todo un récord!! Decidimos pasar el tiempo viendo el aeropuerto y las tiendas tan chulas que tiene.

Aeropuerto de Ámsterdam Schiphol

Mediante la aplicación móvil de KLM y por SMS nos informan que el vuelo va con retraso. No hombre no… con todo lo que tenemos que hacer cuando lleguemos a Beijing 🙁  . En estos casos no sirve de nada enfadarse, así que a seguir paseando por el aeropuerto. Curioseamos el tipo de cambio y es 6,86 RMB por euro, un poco menos timo que en el Madrid.

De repente, vemos nuestros nombres en la pantalla de la puerta de embarque. A mí a punto de darme un síncope pensando lo peor. José se acercó al mostrador y no era nada grave. Simplemente nos habían cambiado los asientos, pero cómo habíamos sacado una nueva tarjeta de embarque, ya teníamos reflejados los nuevos.

delayed

Vuelo a Beijing con KLM

Cuando por fin subimos al avión nos llevamos un poco de chasco. Pensábamos que para un vuelo tan largo sería más grande. Tenía nueve asientos por fila agrupados de tres en tres. Eso sí, hay bastante espacio para estirar las piernas y en los asientos centrales, donde íbamos, más todavía ¡¡que suerte!! Cuando eres grande agradeces no tener que clavar tus rodillas en el asiento delantero, y el pasajero de adelante también lo agradece 🙂  . A las 18:00 el avión se mueve y por fin partimos rumbo a Oriente.

despegando desde Ámsterdam

La pantalla de entretenimiento no es la más moderna que hemos visto, pero es más que suficiente y a nosotros nos interesa más la comodidad. José se ve Guardianes de la Galaxia Vol. 2 y yo me decido por Figuras Ocultas. Podéis ver las películas en versión original, y si no domináis la lengua de Shakespeare en español neutro.

Instrucciones de seguridad

Hay mucha variedad de música, pero o no conozco al intérprete o no me gusta. Al final, pongo algo al azar para no tener que soportar al niño chillón de al lado.

En la mayoría de vuelos largos te pasas el rato comiendo. Para nosotros es un fallo que te den un zumo y snacks de merienda y luego sirvan la cena tarde. Así es muy difícil ajustarte al horario del destino porque cuando llegó la cena estábamos casi todo el pasaje dormido.

cena en el avión

Ya cerca de nuestro destino nos dieron un desayuno muy completo. Huevos, fruta, yogur, zumo, café, pan con mantequilla… ¡¡así podíamos aguantar todo el día despiertos y combatir el jet lag!!. Como es habitual, también nos dieron la tarjeta a cumplimentar para los trámites de aduana. Así ahorras tiempo.

China arrival card (back)

Ni viajeros ni turistas… si no eres chino eres un alienígena 🙂

Llegamos a Beijing… ¡¡por fin!!

Toma rima tonta 🙂  . Aterrizamos en Beijing a las 8:38 hora local. Yo había dormido muy poco, y José nada. Aun así, el desayuno nos había dado fuerzas y estábamos pletóricos por haber llegado a nuestro destino. Salimos lo más rápido posible para pasar los trámites burocráticos y empezar cuanto antes a recorrer la capital del gigante asiático. Descubre que ver en Pekín. Ya te adelantamos que los seis días que estuvimos no fueron suficientes 😜.

¡¡Hasta pronto!!

Aeropuerto de Pekín

¡¡Por fin habíamos aterrizado en Beijing!!

Compartir es maravilloso...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print